Volkswagen anuncia nueva estrategia global

volkswagenag.jpg
volkswagenag.jpg

Por José Virgilio Ordaz.

 

En 2012, el entonces CEO de Volkswagen AG, Martin Winterkorn, hoy bajo el escrutinio mundial, anunciaba un ambicioso plan con miras a que el conglomerado se convirtiera en el fabricante de autos más grande del mundo vendiendo 10 millones de unidades (800 mil de ellas en Estados Unidos) en 2018; el plan incluía entrar a nuevos segmentos y crear productos específicos fabricados localmente, como el Passat NMS; y hacer una nueva división de bajo costo (low-cost) para mercados emergentes, al estilo de Datsun.

 

Como ya saben a estas alturas, si bien parecían alcanzar su objetivo antes de tiempo a mediados de año, fuertes descalabros los han obligado a reestructurar su directiva y sus planes a futuro. Matthias Müller, recién designado para ocupar el asiento más alto en la compañía, anuncia un plan de cinco puntos como previo a su renovada Estrategia Global 2025, que se presentarán a mediados del siguiente año y sustituirá a la anterior de 2018. Los puntos son:

 

1)       Apoyar a los clientes afectados por el llamado a revisión de los autos con  motores diésel, "nuestros clientes están en el centro de todo lo que nuestros 600 mil empleados en todo el mundo hacen"; aseguró que están trabajando intensamente para desarrollar soluciones técnicas eficaces mientras permanecen en contacto con las autoridades.

 

2)        Avanzar sistemáticamente y de manera completa con la investigación sobre lo sucedido. El ejecutivo afirmó que Volkswagen está siendo extremadamente cuidadosa con el análisis, en cooperación con la firma de auditoría Deloitte. Añadió que los responsables de lo sucedido deberán enfrentar consecuencias graves.

 

3)        Introducir nuevas estructuras en Volkswagen para descentralizar la dirección del grupo, con mayor independencia de las marcas y regiones, aprovechando sinergias y garantizando el uso de recursos de manera eficaz: “Vamos a revisar a detalle la cartera actual de más de 300 modelos y examinar la contribución que cada uno hace a nuestros ingresos”, declara.

 

4)       Realinear la cultura del Grupo y la conducta de sus ejecutivos, manteniendo la responsabilidad social; cree que son necesarios cambios en la forma en que Volkswagen comunica y maneja sus errores.

 

5)       Transformar la estrategia 2018 en una estrategia hacia el 2025; dónde ésta sea mucho más que números de producción, “el punto no es vender 100 mil vehículos más o menos que un competidor, el verdadero problema es un crecimiento cualitativo”.

 

 

 

Con respecto al tercer punto, en el que se puede entender que varios modelos que no son rentables desaparecerán de la cartera del fabricante, hay algunos que si bien existían dudas sobre su supervivencia, en semanas anteriores se ha garantizado su permanencia; al Volkswagen Phaeton y el sucesor del Bugatti Veyron (dos modelos que dejaban pocos dividendos directos), se suma la confirmación de un crossover de tres filas de asientos basado en el concepto CrossBlue (última imagen) que se fabricará en Chattanooga, Tennessee, junto con el Passat NMS. Christian Koch, director general de la planta, garantiza una inversión de 900 millones de dólares para adecuar la línea de armado al nuevo modelo, cuya producción comenzará a finales del siguiente año.

 

Ahora, sólo falta conocer el plan completo de la compañía con miras a 2025, así como los modelos que sí desaparecerán.

Nuestros destacados