Toyota vuela en Le Mans

7-1_2.jpg
7-1_2.jpg

Por Marco Robles (@MarkiMarkand) / Fotos: Lat Images

 

Hace un año Kazuki Nakajima reportaba problemas en su prototipo a unos minutos de que finalizara la competencia y justo cuando se enfilaba en la recta principal para comenzar la última vuelta, se le apagó el auto.

 

La decepción en el pit de Toyota brotó, mientras unos alicaídos Porsche liberaron su eufora, una victoria que se veía totalmente perdida, mágicamente estaba en el bolsillo, el triunfo 18 que aumentaba más la leyenda del equipo alemán en las 24 Horas de Le Mans.

 

Un año después, Toyota y Porsche están de vuelta, este año como los únicos reales aspirantes a la victoria absoluta en el duro trazado de La Sarthe, y los japoneses quieren asegurarse desde los primeros compases de la prueba que están listos para convertirse en el segundo equipo oriental que se corona en esta dura competencia.

 

El primer gran triunfo, al menos psicológico, lo consiguieron hoy al dominar la calificación y poner dos de sus tres autos en el primer sitio de partida. Kamui Kobayashi destrozó por un poco más de dos segundos el récord de la pole position con un tiempo de 3:14.791 minutos, para dar un golpe en la mesa y demostrar la buena forma del Toyota TS050 Hybrid.

 

“He pilotado el auto con el 100% de confianza y cuando estás con este nivel de confianza, puedes ser rápido. Fue una vuelta increíble y el auto fue brillante.

 

“Encontré el momento justo para hacerla, justo cuando quitaron la bandera roja y no había tráfico en la pista. Estoy realmente muy orgulloso por esta pole position, pero es una carrera de 24 horas y lo que importa es el resultado final y es en ello en lo que realmente nos estamos enfocando”, afirmó Kobayashi.

 

Detrás de los dos Toyota se colocaron los dos Porsche, que tendrán la dura tarea de buscar derrotar a los autos japoneses, que están sedientos de venganza y victoria, así que tendrán que manejar muy bien su estrategia y encomendarse una vez más a la suerte del campeón, esa que hace un año los recompensó con un triunfo inesperado.

 

Si bien la pole position es importante anímicamente, en una carrera de 24 Horas, con cuatro categorías de autos totalmente diferentes corriendo al mismo tiempo, no es muy relevante, pues aquí se debe tener un auto capaz, una buena estrategia, suerte y sobre todo: un auto confiable.

 

Nuestros destacados