Spyker regresa y anuncia fusión

spykerc8spyder200504.jpg
spykerc8spyder200504.jpg

Por José Virgilio Ordaz.

 

Spyker es una marca de autos artesanales nacida en Holanda en 1999, tras hacerse con los derechos del nombre de una marca previa que existiera entre 1880 y 1926, dedicada a la manufactura de autos y aeroplanos; de ahí el logo de la hélice.

 

El lema en latín, Nulla tenaci invia est via, significa “para el tenaz, ningún camino es infranqueable”; y así lo han demostrado en Spyker. Tras el malogrado intento de compra de Saab, la marca pidió entrar en moratoria de pagos el 2 de diciembre de 2014, pero tras la demanda interpuesta por un acreedor, fue declarada en quiebra el 18 del mismo mes. Sin embargo, los encargados de la firma interpusieron una apelación que ganaron el 22 de enero de este año, ratificando un acuerdo propuesto por el resto de los acreedores, entrando de nuevo en moratoria, la cual ha terminado el 29 de julio.

 

Victor Muller, CEO de Spyker, ha lanzado un comunicado dónde declara “Hemos pasado por un largo ajuste durante el último año. Después de ganar una larga batalla legal con un único acreedor, ahora por fin hemos logrado salir de la moratoria y estamos de vuelta a los negocios con una empresa saludable y libre de deudas”.

 

Como resultado, la compañía, que ya había hecho pública la intención de fabricar vehículos movidos por electricidad, se fusiona con el fabricante de aviones eléctricos Volta Volare, asentada en Portland, Oregón. Muller afirma que esto prepara el camino para “autos (eléctricos) elegantes y con clase así como aviones eléctricos en las décadas por venir”. Afirma que ya hay pedidos para 250 autos y aprovecha para agradecer la lealtad de sus clientes.

 

“Me gustaría aprovechar esta oportunidad para agradecer a todos aquellos que nos han apoyado durante estos tiempos difíciles: nuestros empleados, nuestros acreedores (excepto uno), nuestros socios comerciales, nuestra Junta directiva y ante todo, a nuestros inversores que permanecieron con nosotros a pesar de las grandes dificultades que hemos tenido que superar. Sin su extraordinario compromiso Spyker definitivamente no estaría donde está hoy”, remata Muller.

Nuestros destacados