¿Se equivoca Red Bull?

helmut_max.jpg
helmut_max.jpg

Por David Sánchez Olmos (@dsoracing)

 

Hace apenas un año y medio, la vida en la F1 giraba en torno a si Sebastian Vettel era maltratado en Red Bull luego de que Daniel Ricciardo llegara al equipo para reemplazar a Mark Webber, otro personaje que durante años se consideró que era mirado con desdeño en el seno del equipo para favorecer a Vettel. El alemán le dio cuatro títulos mundiales a Red Bull (o viceversa) en lo que parecía ser un cuento de hadas para todos los involucrados.

 

Sin embargo, Sebastian buscaba un contrato más jugoso para los siguientes años y ahí fue donde todo se fue a la basura. Esa relación de amorío entre la empresa austriaca y Vettel se resquebrajaría por completo. Ricciardo llegó al equipo procedente de Toro Rosso y de repente se mostró como un gran piloto, siendo el único que pudo tomar banderas a cuadros en el 2014 que no fuera piloto de Mercedes, incluso venciendo al todopoderoso Sebastian Vettel, reluciente tetracampeón de la F1.

 

Hoy, todas esas historias de preferencias en Red Bull se reconfirman con el anuncio de la llegada de Max Verstappen a uno de los asientos del equipo mayor de la marca austriaca tras la mala actuación de Daniil Kvyat en el GP de su país. Es cierto, el ruso tuvo una muy mala actuación, pero tomando en cuenta que Daniil es el único que le ha dado podio al equipo en estas cuatro primeras carreras, suena injusto.

 

El problema en realidad no es Kvyat. El porqué de las cosas se enfoca en Helmut Marko, el asesor del equipo, en realidad de ambos equipos de Red Bull. Un tipo que fue ganador en Le Mans en un Porsche 917K en 1971, un tipo que sabe de carreras, pero que en esta etapa de asesor ha distado mucho de ser moderador y se ha enfocado muchas veces a ser visceral.

 

No podemos olvidarnos de aquel capítulo donde Jaime Alguersuari es regañado por Marko enfrente de la cámara de FOM, con transmisión a nivel mundial. Fue en el GP de Corea de 2011 cuando el español, haciendo su vuelta rápida en calificación, no le dio el espacio a Vettel que venía haciendo su intento de vuelta rápida.

 

Marko ha sido un impulsor de la llegada de Verstappen a la organización. Fue uno de los que más lucharon para impedir al holandés de llegar a Mercedes. Hoy, alegando que Kvyat ha sido inconsistente, le da la oportunidad a Verstappen de tomar el asiento que Kvyat había ganado con resultados.

 

La calidad de Verstappen no está en duda. Se trata de un fenómeno, de esos que se ven muy poco en la F1, pero hasta esos fenómenos que hemos visto en la máxima categoría, tuvieron que llevar un tiempo de maduración rodando en equipos inferiores. Senna en Toleman, Alonso en Minardi, Vettel en Toro Rosso y Sauber, son algunos ejemplos de ellos. A Verstappen lo están adelantando a los hechos y seguro que tendrá también algunos errores en esta nueva etapa. Ojo, que también podremos estarnos equivocando al comparar a Verstappen con las leyendas mencionadas, pero es el trato que le dan dentro de Red Bull con estas decisiones.

 

Las dudas que surgen son, ¿qué pasará si Ricciardo lo hace ver mal a Verstappen dentro del equipo con sólidas actuaciones? ¿Qué tal si Max tiene errores como el que tuvo en Mónaco el año pasado? ¿Qué pasará si Kvyat no se levanta de esta situación? Marko estaría terminando no solo con una, sino con dos prometedoras carreras en la máxima categoría.

 

Helmut es presionado por sus mismas decisiones, esas que llevaron a contratar a un joven de 17 años para que manejara un F1 cuando apenas tuvo un año compitiendo en categorías inferiores de fórmulas. Hemos visto como las decisiones de Marko acabaron con las carreras en F1 de Jaime Alguersuari, Jean-Eric Vergne, Sebastien Buemi, entre muchos otros. Esperemos que no acabe con dos más.

Los mejores vídeos