Se cumplen 44 años sin Pedro Rodríguez

rodriguez.jpg
rodriguez.jpg

Por David Sánchez Olmos

 

Lo que parecía una carrera común y corriente se convirtió en un parteaguas en el automovilismo deportivo mexicano. El 11 de julio de 1971 en Nuremberg, Alemania, perdíamos al hombre que más glorias ha dado al automovilismo mexicano y que hasta hoy, se sigue recordando con gran admiración y respeto, no solo en México sino también en el mundo entero.

 

Pronunciar Pedro Rodríguez en una tribuna de Brands Hatch, o de Spa, o de Monza, de aquellas míticas pistas, es imán para quien lo pronuncia. La fama que tuvo el mexicano fue amplísima, mucho más de lo que nosotros dimensionamos ahora. Pedro era un rockstar, un ídolo en Europa, en Estados Unidos, un verdadero ejemplo a seguir puesto que corría por amor a las carreras, con esa misma pasión por la cual perdió la vida.

 

El mexicano que ha hecho poner en lo más alto a la bandera mexicana en dos ocasiones dentro de una carrera de F1, así como en una ocasión en el circuito de La Sarthe, tras correr las 24 Horas de Le Mans, falleció a bordo de un Ferrari 512M en un circuito histórico también como lo es el Norisring, un trazo callejero que aún hoy día, se usa para correr el DTM.

 

Su muerte en México es comparada con la pérdida de grandes figuras de nuestro deporte que se adelantaron a su tiempo de seguir dejando logros, triunfos, pero sobre todo, de dejar mentalidad ganadora, de demostrar que existe garra y que se puede lograr mucho con la misma cantidad de trabajo. Lo seguimos recordando a Pedro Rodríguez.

Los mejores vídeos