Salón de Los Ángeles 2016: Toyota C-HR 2018

toyotachr201801.jpg
toyotachr201801.jpg

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen).

 

Ya conocimos a la C-HR en marzo en el pasado Salón de Ginebra, la crossover subcompacta que pudo salvar a la finada Scion (*2003-2016†). Pero Toyota ha querido darle un poco de expectativa a la variante americana, de la que pudimos ver un adelanto hace unas semanas.

 

 

Contra el ejemplar mostrado en el evento helvético, vemos una barredora más remarcada, un patrón de barras en la toma de aire inferior contra el anterior de panal, techo y retrovisores al color de la carrocería en lugar de negros, faros y calaveras de distinta configuración interior, pero no de diferente forma y algunos detalles mínimos más que alguien con la paciencia necesaria podrá apreciar.

 

 

La “Coupé-High Rider” para Norteamérica, a diferencia de la europea, prescinde del auxilio eléctrico para quedar únicamente con un impulsor endotérmico, concretamente un 2.0 litros de 144 HP y 140 lb-pie de par, que dirige la fuerza exclusivamente al eje delantero (no habrá AWD) vía una caja CVT que puede simular siete relaciones.

 

 

El largo es de 4.35 metros (4.12 para la Nissan Juke), el ancho de 1.79 m (1.76 m) y la altura de 1.56 m (1.57), mientras que la distancia entre ejes es de 2.64 metros (2.53), con lo que deberá ser algo más espaciosa, lo que no es difícil de lograr dada lo ajustada que resulta la Juke –para más espacio está la frugal Kicks-.

 

 

En el equipamiento encontramos detalles como una pantalla de información de 4.2 pulgadas bajo la cúpula, una pantalla multifunción de 7.0 pulgadas en el tablero, volante forrado en cuero, climatizador dual, monitoreo de punto ciego, alerta de tráfico cruzado, asientos con calefacción, arranque sin llave, Bluetooth, reconocimiento de voz, sistema de advertencia de colisión con detección de peatones, frenado autónomo, alerta de salida de carril, control de crucero adaptativo, 10 bolsas de aire y cámara de visión trasera.

 

 

Aún no se anuncian precios, pero deberán ser cercanos a los modelos más inconformes de su segmento, léase Nissan Juke y Kia Soul. Estará disponible en Estados Unidos en el primer semestre de 2017, no debería pasar demasiado tiempo antes que la veamos en México.

 

Los mejores vídeos