Salón de Los Ángeles 2016: Mercedes-Maybach S 650 Cabriolet

mercedesmaybachs650cabriolet201720.jpg
mercedesmaybachs650cabriolet201720.jpg

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen).

 

Tras un atribulado reboot a inicios de siglo, el nombre Maybach revivió por segunda vez en 2015 como el acabado más suntuoso disponible en Mercedes-Benz. Dos han sido hasta ahora los productos ofrecidos, la variante limosina Maybach 600 Pullman y una más pequeña –o menos masiva- Maybach 500 o 550.

 

 

La tercera propuesta recae en el recién presentado Clase S Cabriolet, del que toma el acabado más potente, el AMG S 65 y hereda la suspensión adaptativa y su motor V12 6.0 litros con 621 HP y titánicas 740 lb-pie de par (1,000 Nm), capaces de llevar al gran convertible de más de cinco metros a los 100 km/h desde parado en 4.0 segundos cerrados, hasta una velocidad máxima de 241 km/h, aunque puede elevarse el límite electrónico a 300 km/h con el Driver’s Package si desean que el viento les arranque el cuero cabelludo.

 

 

La fuerza se dirige exclusivamente al eje posterior gracias a una transmisión automática de siete velocidades. Además de la doble M de Maybach Manufaktur, será fácil distinguir a esta variante por su profusión de cromo, mientras que los faros cuentan con cristales Swarovski. Los rines de 20 brazos con tuercas ocultas redondean la suntuosa propuesta.

 

 

Hay tres combinaciones de color: rojo Zircón con capota negra e interiores negro y porcelana; blanco diamante con capota azul e interior porcelana con azul Yacht; y Costa Azul con techo beige e interior en marrón Saddle y porcelana. No es tan extremo ni tan estético como el Vision Maybach 6 mostrado hace unos meses, pero tampoco en un competidor menor de un segmento que incluye al Bentley Continental GTC y al Rolls-Royce Dawn.

 

 

Estará limitado a una edición especial, como reza una placa conmemorativa en el interior “1 de 300”, 75 de ellos están reservados para los Estados Unidos. Cada uno recibirá un certificado firmado por Dieter Zetsche, director de Mercedes. El precio, que si lo pregunta es que no puede pagarlo, deberá superar holgadamente el cuarto de millón de dólares.

 

 

Los mejores vídeos