Salón de Los Ángeles 2015: Mazda CX-9

mazdacx9201631.jpg
mazdacx9201631.jpg

Por José Virgilio Ordaz.

 

Con nueve años en el mercado, la CX-9 era el modelo más longevo de Mazda en la actualidad; tan es así que pese a una cirugía masiva que “injertó” el frente KODO a la SUV de tres filas de asientos, se le notaba la edad.

 

Pero Mazda ha puesto remedio a eso, por lo que ahora, no sólo tiene una de las gamas más jóvenes del mercado, con no más de tres años para cada modelo, también el diseño y algunas de las tecnologías más influyentes de la industria.

 

De hecho, si bien los motores atmosféricos SKYACTIV han llegado a mover un mercado que parecía dominado por la inducción forzada, Mazda combina ambos frentes en un nueva configuración motriz: al reconocido motor 2.5 litros se agrega un turbocompresor  que lleva la potencia hasta los 250 hp; que pueden sonar modestos contra los 274 caballos del modelo saliente; sin embargo, lo importante viene del lado del torque, que pasa de 270 a 310 lb-pie, efectivas entre 2,000 y 4,000 revoluciones por minuto; toda esta fuerza es repartida a las cuatro ruedas por una caja de seis velocidades, en mancuerna con un sistema de tracción total que monitorea las condiciones del camino 200 veces por segundo, pudiendo enviar hasta 50% del par al eje posterior.

 

 

Por supuesto, la mecánica no es la única novedad de la CX-9, también recibe una renovación total en el interior, el exterior y la tan celebrada dinámica de manejo con la que ahora se relaciona a la marca, vía puntales McPherson al frente y disposición Multilink atrás, así como rines de 18 a 20 pulgadas. Con 5.06 metros de largo, resulta 3 centímetros más corta que su predecesora, aunque la distancia entre ejes se ha incrementado 5.5 centímetros para un mejor acomodo de los pasajeros, además de una pérdida de peso de 90 kilogramos, pese a los 24 kilogramos de material aislante (la CX-5 sólo declara 5 kilogramos).

 

 

El diseño exterior si bien replica las claves del diseño KODO como una gran parrilla angular en forma de escudo, faros afilados y transiciones de volúmenes muy fluidas, presenta líneas de carácter menos marcadas, incluso más limpias, un cofre con una “frente” más saliente y un poste D que resulta convencional, todo en consonancia con el concepto Koeru que conocimos anteriormente.

 

 

Al interior, además del diseño y el esmero que hemos visto en otros representantes de la marca, nos encontramos con materiales y acabados de nivel superior; hay cuero Nappa, aluminio y acabados en madera real de palo de rosa japonés, logrando un ambiente con un refinamiento inédito en la firma; sobra decir que tendrá lo último en conectividad y asistencias al conductor; como head-up display, sistema Mazda Connect, sistema de monitoreo de punto ciego (efectivo a distancias de hasta 50 metros), control de crucero adaptativo, sistema de permanencia en el carril, frenado inteligente o luces altas automáticas.

 

La totalmente nueva Mazda CX-9 estará a la venta en el segundo trimestre del año, con precios aún por confirmar.

 

Los mejores vídeos