Salón de Beijing 2016: Audi TT RS

tt-1.jpg
tt-1.jpg

Por Santiago Álvarez (@santi_al91) 

 

Complementando la línea TT, Audi presenta la variante de alto desempeño RS (disponible en carrocerías Coupé y Roadster), que se reconoce por sus nuevas defensas, con tomas de aire de mayor tamaño, un alerón frontal más agresivo y uno posterior fijo (diferente del spoiler móvil de los demás TT). Tanto los faros, como las calaveras, reciben una apariencia diferenciada y, opcionalmente, estas últimas pueden llevar la tecnología de iluminación OLED. De serie habrá rines de 19 pulgadas, pero será posible montar unos de 20 pulgadas.

 

En la cabina los cambios son más sutiles, entre los que se evidencian la incorporación de logotipos RS, las vestiduras (que combinan piel y alcántara), la posición de los asientos (más cercanos al suelo) y la ubicación del botón de arranque y el selector del Audi drive select, ambos integrados al volante. Se podrá elegir entre molduras interiores en aluminio o en fibra de carbono.

 

 

Si bien el cuadro de instrumentos del TT RS sigue conformado por la pantalla de 12.3 pulgadas presente en los demás TT, la computadora a bordo ofrece información adicional (agrupada en el menú RS), proyectando datos acerca de la presión de los llantas, el uso de potencia/torque y la aceleración longitudinal/lateral. Audi también añadió un indicador de cambio para avisar al conductor que debe engranar la siguiente marcha cuando llegue al límite de revoluciones en modo manual.

 

Bajo el cofre, Audi instaló un motor turbocargado de cinco cilindros en línea y 2.5 litros, que produce 400 caballos de potencia y un torque de 480 Nm (354 lb-pie) entre 1,700 y 5,850 rpm. Únicamente va asociado a la caja automática de doble embrague S tronic de siete cambios, que envía toda la potencia a las cuatro ruedas a través del sistema de tracción total Quattro. El fabricante también menciona la presencia de un sistema de escape deportivo RS.

 

 

A fin de brindar un comportamiento dinámico más eficaz, Audi realizó modificaciones en la suspensión y la dirección, aunque sin especificarlos en detalles. Opcionalmente se podrán instalar frenos de disco carbocerámicos (de serie son de fundición de hierro) y la suspensión RS Sport con amortiguación variable (de serie viene con amortiguación de dureza fija).   

 

Con un aumento de potencia de 60 HP en relación a su antecesor, el nuevo TT RS es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3.7 segundos (Coupé) y 3.9 segundos (Roadster), cifras inferiores a la de rivales como los Porsche 718 Boxster S/718 Cayman S, BMW Z4 sDrive35is o Mercedes-AMG SLC 43. Si bien la velocidad máxima esta electrónicamente limitada a 250 km/h, el fabricante ofrece la posibilidad de reprogramar el auto para alcanzar 280 km/h.   

 

Audi anuncia que las primeras unidades de los TT RS llegarán a manos de los compradores en otoño de 2016. 

Los mejores vídeos