Rolls-Royce Dawn Black Badge, presentación

rollsroycedawnblackbadge01.jpg
rollsroycedawnblackbadge01.jpg

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen).

 

Actualmente, se celebra la edición 2017 del Festival de la velocidad de Goodwood, evento que las marcas británicas como Jaguar, Aston Martin o McLaren están aprovechando para mostrar sus últimas novedades.

 

La firma de hiperlujo Rolls-Royce no ha querido quedarse fuera del espectáculo, por lo que toma su gran convertible de 5.3 metros de largo, el Dawn y presenta una nueva variante con un paquete estético especial y más potencia.

 

 

El paquete Black Badge ya había sido mostrado en el Coupé Wraith el año pasado. Aunque en el modelo cerrado de dos puertas la potencia se eleva a 632 CV, para el descapotable, la salida es casi igual a la del sedán Ghost más potente, el V-Specification, con 601 CV (uno más), aunque en par queda equidistante entre sus hermanos de distinta carrocería con 840 Nm (620 lb-pie), mientras que el Coupé ofrece 870 Nm (642 lb-pie) y la berlina 780 Nm (575 lb-pie).

 

 

Como sea, es una mejora contra el Dawn de línea, que ofrece 570 CV y 820 Nm (605 lb-pie), con lo que el gran Cabrio de 2.56 toneladas es capaz de lograr un 0 a 100 km/h en 4.9 segundos, gracias también a la transmisión automática de ocho relaciones. Los frenos han crecido una pulgada para mantenerse dignos de la misión, mientras el nuevo escape dual cuenta con una función “Low” que le da una nota más grave, en caso que en la cabina quieran un tono más amenazante.

 

 

La tapa de lona también es negra, mientras que las seis capas de pintura y barniz de la carrocería han sido exhaustivamente pulidas a mano. Para estar a tono, la parrilla de Partenón y el espíritu del éxtasis van pintados en cromo oscuro. El interior, pletórico de cuero negro, tiene ligeras aplicaciones de tono naranja mandarina para romper con la monotonía cromática.

 

 

No hay anuncios de precios, aunque como saben, en este caso es mejor no preguntar.

 

Nuestros destacados