Recode: Ford vaticina ciudades sin autos

citynocars.jpg
citynocars.jpg

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen).

 

Mientras las grandes urbes de las naciones en desarrollo se asfixian en medio del tráfico y la contaminación –pregunten a los chinos-, en Europa y Estados Unidos se restringe cada vez el uso del automóvil particular, bien sea promoviendo el uso del auto compartido, mediante plataformas de renta como UBER, o limitando su circulación por características, zonas o horarios; tan solo en la metrópolis parisina se está estudiando la propuesta de sacar de circulación autos con más de 20 años.

 

Y es hacia el futuro de la movilidad a donde está dirigiendo sus futuras estrategias la industria automotriz; así lo demostró Mark Fields, actual CEO de Ford, quien sostiene que su compañía se está transformando de una marca que fabrica autos a una que ofrece opciones de movilidad, tal como lo ha afirmado en Recode Conference, una reunión Los Ángeles de altos ejecutivos de firmas de tecnología como Tesla, Google, Amazon o Twitter.

 

 

A medida que la clase media crece en el mundo –se espera que se duplique en el mediano plazo- en algunas latitudes crecerán las ventas de autos, pero en otras declinarán, incluso en ciertas ciudades se vetará el uso del automóvil por completo, aunque aclara que las ventas globales no caerán: “Vamos a vender más autos y van a estar más tiempo en uso. Su tiempo en carretera será más constante, pero seguramente no será tuyo”.

 

El directivo recordó la revolución que en su momento significó la línea de montaje propuesta por su fundador, Henry Ford, “fue un gran innovador. Hizo mejor la vida de mucha gente. Fue un auténtico revolucionario”. Fields toma el relevo y se autoerigió como el responsable de la siguiente revolución, “Nuestro núcleo es diseñar y hacer los mejores vehículos posibles, pero también estar atentos a las tendencias. Nuestra empresa tiene una herencia. Una herencia con un futuro, claro. Cada vez vamos a ofrecer más servicios a clientes que no quieren tener un auto. En la movilidad hay una oportunidad de negocios dos o tres veces superior a la industria automotriz en sí. Los próximos años van a definir nuestro futuro”.

 

El ejecutivo, quien ha sostenido reuniones con Google y UBER, asegura que busca tratos a futuro donde todas las partes salgan ganando, no donde “una aniquile a la otra”. Aprovechó para pedir a los políticos una regulación homologada para los autos autónomos, en los que ve el futuro de la movilidad, “no queremos que California tenga unas reglas y Connecticut otras”. Reconoció también los riesgos a futuro de las nuevas tecnologías, como posibles hackeos, así como la actualización constante que ya aqueja a computadoras y Smartphones. Fields aprovechó para hablar de Elon Musk, de quien reconoció su aporte en el auto eléctrico, pero consideró que debería ceder la distribución de sus autos a terceros, como hace el resto de la industria.

 

 

Por su parte, el creativo sudafricano se limitó a hablar de su programa SpaceX, que estima estará en órbita en cuatro o cinco años. Aunque planea enviar un cohete a Marte en el mediano plazo, reconoció que es algo más complicado y que tomará más tiempo.

 

 

Los mejores vídeos