Previa Salón de Nueva York 2017: Jeep Grand Cherokee Trackhawk

jeepgrandcherokee21.jpg
jeepgrandcherokee21.jpg

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen).

 

Tal vez a primera vista les parezca que están ante la Grand Cherokee SRT de toda la vida, pero basta echar una mirada más a fondo para percatarnos que estamos ante un ejemplar diferente y que no es cualquiera, pues Jeep por fin nos muestra las primeras imágenes y datos oficiales de la esperada Grand Cherokee Trackhawk con el motor Hellcat donado por los Dodge Charger y Challenger, que se presenta en el Salón de Nueva York.

 

 

Sin rodeos: 707 HP y tracción total. Durante mucho tiempo se especuló sobre dos posibilidades; que la Grand Cherokee prescindiría del sistema 4X4 con tal de mantener la salida de potencia de los otros productos con el V8 6.2 litros supercargado; o que para mantener la necesaria tracción total el motor perdería varios caballos en el ajuste.

 

 

Ninguna de las dos cosas ha sucedido. De paso, la Trackhawk se proclama como la SUV más potente del mundo, con lo que el duelo entre la Bentley Bentayga W12 de 600 HP y la Tesla Model X P100D, con unos 605 caballos de fuerza reales producidos en momentos pico, ha quedado totalmente rebasado. Una Mercedes-AMG G 65 de 630 HP también entraría en la terna.

 

 

La única víctima colateral ha sido el par motor: 645 lb-pie (874 Nm), 5 menos que los Dodge, por lo que al menos en este apartado los representantes de Bentley (900 Nm; 664 lb-pie), Tesla (1,250 Nm; 920 lb-pie), y Mercedes-AMG (1,000 Nm; 737 lb-pie), se pueden jactar de cierta ventaja, al menos hasta no comenzar con comparaciones rendimiento/precio.

 

 

El motor y las revisiones añaden unos 115 kg de peso a la no tan ligera SRT, aunque en Jeep afirman que es capaz de lograr un 0 a 100 km/h en 3.5 segundos, apenas una décima por debajo de sus hermanos. El cuarto de milla queda cubierto en 11.6 segundos, mientras que la velocidad tope está limitada a unos “razonables” 290 km/h. La Trackhawk contará con un sistema de control de lanzamiento compartido con el Challenger Demon.

 

 

La transmisión de ocho relaciones ha recibido refuerzos en sus engranes y cadenas, lo mismo con los ejes, semiejes y diferencial traseros, mientras que se endureció la suspensión delantera para soportar el mayor peso del motor. Las vías delanteras y traseras también se han ensanchado. La tracción total funciona regularmente en proporción 40/60 para distribuir el par adelante y atrás, aunque según el programa de manejo seleccionado puede variar entre 30/70 y 60/40. La capacidad de remolque es de 3.25 toneladas.

 

 

Frenos más grandes (los más nunca antes montados en un Jeep, afirman), con pinzas pintadas de amarillo, garantizan frenadas de 35 metros desde 100 km/h. Además de eso, rines de 20 pulgadas -10” de ancho- calzados con Pirelli P Zero Scorpion Verde 295/45 Z y algunas insignias delatan a la Trackhawk, aunque los requerimientos de ventilación modificaron la parrilla y la posición de las luces de niebla.

 

 

Se conserva el bien presentado interior de la variante SRT, con apenas unos anagramas y velocímetro diferentes, cuero Nappa y gamuza de serie, además de cinturones rojos. El control de crucero adaptativo, monitoreo de punto ciego, sensores de estacionamiento, alerta de permanencia en el carril y advertencia de colisión frontal son adiciones bienvenidas.

 

 

El precio se develará durante el debut en el Salón de Nueva York, que inicia este miércoles, aunque se espera algo alrededor de los 80 mil dólares; más o menos un millón y medio de pesos. Sale a la venta a finales de año.

 

Nuestros destacados