Previa Salón de Frankfurt 2015: Rolls-Royce Dawn

rollsroycedawn201601.jpg
rollsroycedawn201601.jpg

Por José Virgilio Ordaz.

 

El único verdadero descapotable moderno de superlujo del mundo” y “el Rolls-Royce más sexy jamás construido”, así es como la firma de anuncia a su nuevo convertible, derivado del coupé Wraith, el cual a su vez emana del Ghost, el sedán “pequeño” de la marca (5.4 a 5.6 metros de largo).

 

 

Pese a que a primera vista nos remite al diseño clásico de la firma de la doble “R” visto en el Wraith, afirman que el 80% de los paneles de la carrocería son totalmente nuevos; tal vez les cueste un poco de esfuerzo, pero si dan un segundo vistazo, podrán apreciar ciertos detalles diferenciadores. El frente luce casi idéntico, salvo por los nuevos faros con un “escalón” en la parte baja, mientras el “Partenón” de la parrilla es más prominente, algo que se aprecia más en el perfil.

 

 

La zaga es lo más diferenciado; se prescinde del “trasero Bangle” del coupé y el sedán (más notorio en el primero), con los “hombros” de las calaveras yuxtapuestos en ángulo con el arco que forma la tapa de la cajuela; en el convertible, el modelo destinado a “ser visto” por antonomasia, nos encontramos con un remate más tradicional con todos los elementos formando un único volumen; otro aspecto que salta a la vista: la tapa del depósito de combustible es redonda, cuando en el Wraith es cuadrada.

 

 

El interior es trasplantado directamente del coupé, aunque en el modelo específico mostrado, la combinación de colores y materiales (algo que en Rolls-Royce se puede personalizar con opciones casi infinitas), dotan al descapotable de un ambiente bastante clásico, contra el aire más modernista que habíamos apreciado en los Wraith que la marca había mostrado.

 

 

El techo de lona de seis capas, la razón de ser de este descapotable, se puede retractar en 20 segundos a velocidades de hasta 50 kilómetros por hora, con un mecanismo que destaca por su falta de ruido; en Rolls-Royce querían crear el “convertible más silencioso de la actualidad” y dicen haberlo logrado gracias a la forma lisa que adquiere la capota cuando se encuentra arriba.

 

El movimiento está garantizado por el mastodóntico V12 de 6.6 litros biturbo con 563 hp y 780 Nm (575 lb-pie) de par motor, los cuales se alcanzan a sólo 1,500 revoluciones por minuto; con esto, el enorme cabrio de más de 2.5 toneladas logra el 0 a 100 en menos de cinco segundos (4.9) hasta una máxima limitada de 250 kilómetros por hora.

 

 

El Dawn mide 5.28 metros de largo, 1.95 metros de ancho y 1.5 de alto, la distancia entre ejes es de 3.11 metros (más que el largo de un Smart). El precio, que si usted lo pregunta es que no puede pagarlo, deberá estar por encima del Wraith, que comienza en los 284,900 dólares (4.8 millones de pesos) en los Estados Unidos; de hecho, se estima que podría rozar la barrera de los 400 mil (6.7 MDP). Los únicos rivales que se acercan por precio y representación son el Bentley Continental GTC y el recién lanzado Clase S Cabrio AMG; el hermano mayor, el Phantom Drophead, queda en solitario en el olimpo automovilístico, con un precio de salida de 475 mil dólares (8 MDP).

 

El Rolls-Royce Dawn se mostrará al público en el Salón de Frankfurt, en la segunda mitad del mes.

Los mejores vídeos