Presentan primera legislación para vehículos autónomos

autosautonomosinfrastructure.jpg
autosautonomosinfrastructure.jpg

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen).

 

Se esté a favor o en contra del manejo autónomo, aquel que prescindirá por completo de la intervención humana, muchos de los grupos más acérrimos de cada bando pugnan porque se regulen estos sistemas lo más pronto posible.

 

Unos, porque desconfían de esta tecnología (como en su momento ocurriera con la iluminación eléctrica, los aviones, el internet o el auto mismo) y consideran que es el conductor quien debe tener la libertad de elegir; otros, para que haya un marco legal que permita su llegada lo más pronto posible.

 

 

Es ahora el Departamento de Transporte de Estados Unidos el que toma cartas en el asunto, lanzando las primeras directrices para regular este tipo de vehículos, pues a decir de los responsables, incluyendo al actual jefe del ejecutivo, confían en el potencial de estos para eventualmente salvar miles de vidas, pues cada año mueren más de 35 mil personas en accidentes carreteros en la Unión Americana.

 

Los vehículos automatizados tienen el potencial de salvar miles de vidas, dirigiendo el mayor salto en seguridad vial que nuestro país ha tenido nunca. Esta política es un paso sin precedentes por parte del gobierno federal para aprovechar los beneficios de la tecnología de transformación, proporcionando un marco para saber cómo hacerla de manera segura", indicó el secretario de Transporte, Anthony Foxx, en un comunicado.

 

 

"En este momento, para demasiadas personas mayores y estadounidenses con discapacidades, manejar no es una opción. Los vehículos automatizados podrían cambiar sus vidas, con una conducción que sea más segura y más accesible. Carreteras menos contaminadas y menos congestionadas; esto es lo que el aprovechamiento de la tecnología podría cambiar para bien. Pero tenemos que hacer las cosas de manera correcta", señaló Barack Obama.

 

 

Se espera que esto sirva como cimiento para una legislación completa que deberá estar disponible antes que los vehículos autopilotados hagan su arribo masivo a las calles. Para comenzar, habrá 15 puntos de seguridad que este tipo de transporte deberá cumplimentar, así como una invitación a que los estados creen políticas locales (detalles de los sistemas federales) coherentes y uniformes. Se espera que también se pueda establecer de manera clara cómo son afectados por las leyes existentes y se deja la puerta abierta para futuras adiciones, que deberán darse al menos cada año y tomar en cuenta la opinión del público y de “expertos en la materia”, dado el “ritmo frenético de actualización”.

 

 

Entre los mencionados 15 puntos, destaca el énfasis en la protección a pasajeros en caso de accidente, la garantía de protección contra piratas informáticos, cómo deberán certificar sus propuestas de movilidad, cómo registrar y compartir los datos recabados y la interacción con otros usuarios de las calles y carreteras, incluyendo dilemas éticos, uno de los apartados que más debate han generado, con decisiones del tipo quién vive y quién muere ante situaciones límite. Aunque no se mencionaron nombres, al parecer esta iniciativa se aceleró tras el accidente fatal registrado en un Tesla Model S hace unos meses, por lo que los sistemas que no prevengan que alguien ocupado o distraído pueda no volver a tomar el control del auto, podrían ser rechazados.

 

 

Se establece también una separación del alcance de las autoridades federales y estatales: las primeras vigilarán los autos mismos y su tecnología (podría establecerse una legislación separada para autos sin volante ni pedales), mientras que de manera local se vigilará la certificación y expedición de licencias, el área de seguros y el deslinde de responsabilidades. “Los federales están a cargo cuando el software está conduciendo, pero las autoridades estatales lo están cuando es el conductor humano es el que lleva el timón” señaló Foxx. Por su parte, la NHTSA ha establecido las reglas sobre cómo habrán de dirigirse los llamados a revisión por fallos para estos vehículos.

 

No esperen una legislación así pronto en México, donde apenas en 2019 tendremos por fin leyes en materia de seguridad que exigirán a los fabricantes implementos como frenos ABS y bolsas de aire (al menos dos). Lo más seguro es que como ocurrió en temas de movilidad compartida, las autoridades en turno se dirijan de manera totalmente reactiva.

 

Los mejores vídeos