Porsche considera usar amortiguación magnética para sus puertas

porschepanamera201731.jpg
porschepanamera201731.jpg

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen).

 

Si han tenido la oportunidad de acceder a un auto de corte premium, quizá hayan notado que, a medida que se sube en el escalafón de representación y precio, la atención al detalle es cada vez mayor. Como muestra, la forma en que se abren y cierran las puertas, así como la sensación de solidez, son un apartado en que los fabricantes de alta gama ponen especial cuidado.

 

El Porsche Panamera, por ejemplo, ya desde su primera generación en lugar de las tradicionales bisagras, contaba con puntales hidráulicos que al abrir las puertas las mantienen en su posición, así haya fuertes corrientes de viento o se esté en una pronunciada pendiente. El único problema es que requiere aplicar un poco de fuerza extra al cerrar la puerta, lo que si bien aumenta la sensación de solidez, podría resultar incómodo para algunos.

 

 

A pregunta expresa de si este detalle podría mejorarse, Gernot Döllner, jefe de desarrollo del Panamera, expresó que estaban estudiando la posibilidad de usar amortiguadores magnéticos para aumentar la sensación de comodidad. Si bien no es algo que demerite en grado alguno al gran sedán, si es un indicador de atención al detalle que hace a Porsche ser lo que es ahora.

 

Específicamente, más que magnéticos, los amortiguadores serían electromagnéticos, exactamente igual que los usados en los sistemas de suspensión adaptativa, que se sirven de un electroimán y un cilindro lleno de fluido magnético que varía su viscosidad y, por ende, su resistencia al movimiento.

 

Si bien el peso extra tanto del sistema mecánico como de los sensores que requeriría para funcionar adecuadamente, resultaría un lastre en los deportivos puros, tendría sentido en vehículo de corte más hedonista como el mencionado Panamera o la Cayenne. La mala noticia es que Porche no indica cuando podría llegar a las calles.

 

Los mejores vídeos