Porsche 911 Turbo y Turbo S, presentación oficial

porsche911turbo41.jpg
porsche911turbo41.jpg

Por Javier Barranco, desde Johannesburgo, Sudáfrica.

 

Ver contacto exclusivo.

 

Porsche ha esperado menos de lo habitual para revisar sus versiones Turbo y Turbo S del coupé 911. Si en el pasado Salón de Frankfurt (septiembre, 2015) pudimos ver la actualización del 911 Carrera en todas sus versiones, una renovación mucho más profunda e importante que lo que suele verse en un “mid-change” y que incorpora motores turboasistidos de 3.0 litros, ahora le toca el turno a los más excitantes y rapidísimos modelos Turbo.

 

 

En el caso de estas variantes los cambios más importantes se dan en el interior, con un nuevo equipo multimedia (Apple Car Play) y algunas funciones que se ejecutan desde un control giratorio nuevo en el volante, como los distintos modos de conducción, que en muchos casos, especialmente en los ajustes deportivos, se han mejorado para otorgar un mayor placer al pilotar este auto.

 

Los modos de conducción son los mismos que había (Normal, Sport, Sport + e Individual) y se cuenta con una nueva función que Porsche llama Sport Response y que no es otra cosa que un incremento en la presión de soplado de los turbos por un tiempo máximo de 20 segundos, lo que mejora el torque, aunque no la potencia final. Esto se hace para mejorar las aceleraciones en momentos puntuales. La parte motriz mantiene su arquitectura, con un motor de seis cilindros horizontales de 3.8 litros y con dos  turbos (uno por fila de cilindros) de geometría variable. El modelo anterior tenía un modo llamado “overboost” que hacía prácticamente lo mismo, pero Porsche aclara que ahora este sistema puede actuar en cualquier modo de conducción y no solo en Sport o Sport +.

 

 

La potencia, tanto en el Turbo como en el Turbo S crece 20 HP, para llegar a los 540 y 580 caballos respectivamente, incrementos que se dan con pequeños cambios en el múltiple de admisión y en los programas y presiones de inyección. La caja de cambios sólo puede ser de accionamiento automático con doble embrague (PDK) y hay que destacar la inclusión de un nuevo diferencial refrigerado por agua que reparte la fuerza entre el eje delantero y el posterior.

 

 

Externamente podemos ver una nueva parrilla posterior en de dos zonas que es la diferencia más importante estéticamente con respecto al modelo precedente.

 

Las prestaciones anunciadas son realmente sublimes. El Turbo acelera de 0 a 100 km/h en 3 segundos; y mejora en 4 décimas al modelo anterior, mientras que el Turbo S logra dejar un registro de 2.9 segundos, es decir 2 décimas más rápido que el modelo al que sustituye. La velocidad máxima es de 330 y 320 km/h, respectivamente. También en el apartado de consumos se mejora el rendimiento, quedando la cifra para ambos modelos en máximo 18.5 km/l, es decir 1.3 mejor que antes.

 

 

Además de las distintas prestaciones del motor, entre el Turbo y Turbo S la variación más importante se encuentra en los frenos  y en las barras estabilizadoras activas (PDCC), que son de serie para el Turbo S y opcionales para el Turbo.

 

Tras la presentación estática de estos modelos, mañana tendremos la oportunidad de probarlos y ofrecerles las primeras impresiones de manejo, tanto en la carretera como en la pista sudafricana de Kyalami, situada muy cerca de la ciudad de Johannesburgo.

 

 

Los mejores vídeos