París prohibirá autos de combustión interna a partir de 2030

pariseiffeltowersmogfrance.jpg
pariseiffeltowersmogfrance.jpg

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen).

 

Tras el anuncio del recién electo gobierno de Emmanuel Macron en Francia de limitar las ventas de vehículos de combustión interna en la nación gala a partir del año 2040, como una media para contrarrestar la salida unilateral de los Estados Unidos del Acuerdo de París para combatir los efectos del cambio climático, la capital de aquel país realiza un anuncio aún más ambicioso.

 

Mientras que el gobierno federal prohibirá la venta de nuevos vehículos de combustión interna a partir del año 2040, la urbe parisina prohibirá la circulación total, ya sea de autos viejos o nuevos, mientras que para los vehículos impulsados a diésel, la prohibición entrará en vigor a partir del 2024, del mismo modo, los incentivos fiscales para la compra de autos con este combustible cesarán a partir del siguiente año, mientras que el énfasis irá en promover el transporte público.

 

 

Las autoridades responsables no han indicado si esta medida afectará sólo a vehículos impulsados únicamente por combustibles fósiles, o si también será extensiva a autos híbridos e híbridos Plug-in. Especialistas de bajo volumen como McLaren todavía podrán vender sus autos en París, siempre y cuando el transporte de las unidades se haga en camiones eléctricos.

 

La ciudad inglesa de Oxford también acaba de anunciar fuertes limitantes, pues a partir de 2020, en ciertas calles céntricas de la metrópoli sólo se permitirá la circulación de vehículos puramente eléctricos, medida que se hará extensiva a todos los sitios de interés histórico de la urbe en el 2030.

 

Holanda también prohibirá la venta de nuevos vehículos a gasolina o diésel en 2030, por lo que destinarán un total de 4,000 millones de Euros para la transición a energías más limpias, lo que incluye incentivar el uso de bicicletas y el cierre de plantas industriales que utilicen carbón en sus procesos.

 

Nuestros destacados