No habrá sucesor para el Jaguar XK

jaguarxkr201201.jpg
jaguarxkr201201.jpg

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen).

 

En 2014, Jaguar anunciaba el cese de producción de la serie XK, cuya estirpe se remonta hasta los años 40. Aunque se manejó al más grácil F-Type como un sustituto indirecto, la marca dejaba la puerta abierta para un gran coupé (y convertible) que competiría codo a codo contra el Mercedes-Benz SL. 

 

Sin embargo, mientras el mercado de coupés de lujo pasa por momentos complicados, salvo para las marcas germanas bien establecidas, por un lado el segmento premium se centra cada vez más en SUVs y por otro, el F-Type ya se encuentra en los niveles de precio alcanzados por el XK gracias a la preparación SVR.

 

Joe Eberhardt, CEO de Jaguar-Land Rover Norteamérica, confirmó el desahucio definitivo al argumentar que actualmente la porción más redituable del mercado premium se halla entre los 35,000 y los 125,000 dólares (607 mil a 2.2 millones de pesos), siendo el espectro en el que Jaguar pondrá mayor énfasis, algo que también se confirma con la cancelación del proyecto C-X75, que sólo sobrevivió como un proyecto fílmico.

 

Las ventas de Jaguar fueron de 14,466 unidades en los Estados Unidos contando todo su portafolio el año pasado, cifra que es fácilmente superada por modelos unitarios de lujo de otras firmas, de ahí que cada paso en su crecimiento se dé con sumo cuidado. El XE y la F-Pace deberán de aumentar significativamente las ventas del fabricante, pero con el nicho de sedanes bien cubierto, es más probable que en el futuro veamos un nuevo crossover de la marca del felino para competir en la gama de la BMW X1, la Mercedes-Benz GLA o la Audi Q3 antes que un nuevo deportivo.

 

Los mejores vídeos