No habrá Mazda MX-5 de alto rendimiento

mazdamx5miata201612.jpg
mazdamx5miata201612.jpg

Por José Virgilio Ordaz.

 

“Quitar un kilogramo antes que aumentar un caballo de fuerza”, la máxima de los verdaderos deportivos. Claro, pocos de nosotros podemos costearnos un Ariel Atom, un KTM X-Bow, o peor aún un Lamborghini Superveloce o Ferrari FXX,  aunque Mazda siempre ha tenido la respuesta a nuestros ruegos.

 

Con 155 hp a más de uno podría parecerle que le falta “galleta”, pero cuando vemos su relación peso/potencia, su posición baja y ancha, su corta distancia entre ejes, su configuración clásica de cofre largo, cabina corta y propulsión trasera, es claro el por qué tiene una legión de seguidores tan fiel. Si a esto sumamos su (comparativamente) bajo precio, resulta lógico que sea el roadster más popular del mundo.

 

Sin embargo, más de uno ha deseado más potencia en el pequeño biplaza; no porque realmente le haga falta, sino porque la buena base del Miata puede soportar más, mucho más fuerza mientras es lanzado en las curvas. Mazda había anunciado que consideraría una versión turboasistida e incluso una con un motor más grande, pero no, Nobuhiro Yamamoto, quien no hace mucho nos hacía soñar con sus declaraciones sobre un posible regreso de Mazda a Le Mans, ahora nos arroja un balde de agua fría al declarar, en el Festival de la Velocidad de Goodwood, que no habrá un MX-5 vitaminado.

 

"Es importante que no se obsesionen con los números", señala el ingeniero, “porque la experiencia de conducción y las sensaciones son más importantes que la fuerza". Yamamoto agrega que un Miata de alto rendimiento sería más caro, lo que iría en contra del espíritu del auto; ser un roadster asequible. Remata diciendo que la posibilidad de un motor turboalimentado es aún menor; "Los motores de aspiración natural son mucho más agradables, especialmente para este tipo de auto".

Nuestros destacados