Motor Internacional del Año 2018

ferrari488pista02.jpg
ferrari488pista02.jpg

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen).

 

Aunque pareciera que la imagen de marca del Cavallino Rampante se diluye a medida que se acercan a  un pico de producción de 10,000 unidades, contra las 7,000 que manejaron por muchos años, sus modelos nuevos siguen siendo no sólo de los más deseados, sino también de los más laureados, como se demuestra con la tercera ocasión en que la casa de Maranello obtiene el premio al Motor Internacional del Año.

 

 

Por tercer año consecutivo, el V8 3.9 litros Biturbo presente en los 488 GTB, 488 Spider y 488 Pista se alza con el triunfo, esta vez, arrasando con un total de 486 puntos. En segundo lugar queda de nuevo el 3.0 litros Bóxer omnipresente en el Porsche 911, aunque se conforma con 198 puntos (216 el año pasado). En el tercer puesto, el V12 6.5 litros del 812 Superfast desbanca al sistema híbrido del BMW i8.

 

En motores de menos de 1.0 litros, el tricilindro de 999 cc de Volkswagen vuelve a superar al impulsor equivalente de Ford, mientras que el dos cilindros de 647 cc que actúa como extensor de rango del BMW i3 queda tercero.

 

 

En la categoría de 1.0 a 1.4 litros, gana de nuevo el tricilindro 1.2 litros Turbo de PSA Group, seguido del 1.4T de Grupo Volkswagen con gestión activa de cilindros. El tercer puesto es para el mismo 1.4T, pero sin desconexión de cilindros.

 

De 1.4 a 1.8 litros, repite el sistema híbrido de 1.5 litros del BMW i8, le sigue ese mismo motor, pero sin asistencia eléctrica, usado en varios productos de BMW y MINI. El tercer puesto es para el 1.5 TFSI Evo de VAG.

 

 

En 1.8 a 2.0 litros, queda otra vez como ganador el bóxer 2.0 litros de los Porsche 718 Boxster y Cayman, secundado por el 2.0 litros de los compactos de Mercedes-AMG y el celebrado 2.0 Turbo del Honda Civic Type R y el Accord.

 

 

En 2.0 a 2.5 litros queda otro viejo conocido, el 2.5 5L de los Audi TT RS, RS3 y RS Q3. El segundo puesto es para el Bóxer 2.5 litros de los Porsche 718 S, mientras que el cuatro cilindros 2.3 litros del Ford Focus RS queda tercero.

 

 

En 2.5 a 3.0 litros se repite la terna completa, con el 3.0 litros Bóxer del Porsche 911 en primer lugar, el seis cilindros en línea de los BMW M3 y M4 en segundo y el V6 2.9 litros de los Alfa Romeo Giulia y Stelvio QV en tercero.

 

Mismo caso en la categoría de 3.0 a 4.0 litros, donde repite el ganador absoluto, el V8 de Ferrari, escudado por el V8 4.0 litros de Mercedes-AMG y el Bóxer 4.0 litros de los Porsche 911 GT3 y 911 R.

 

 

En cubicajes mayores a 4.0 litros, también repiten el V12 6.5 litros de Ferrari y el V10 de Lamborghini y Audi, aunque el V8 4.4 litros Biturbo del BMW M5 desplaza al V12 del Aventador s.

 

En motores eléctricos, los sistemas motrices de Tesla se mantienen a la cabeza, aunque el motor eléctrico del BMW i3 supera al del Chevrolet Bolt EV.

 

 

En impulsores “verdes”, Tesla también se coloca en el primer sitio, aunque el sistema híbrido del BMW i8 relega a su hermano menor, el i3, al tercer puesto.

 

En plantas motrices nuevas, los laureles son una vez más para el V12 6.5 litros de Ferrari, que supera al V8 4.4 litros del BMW M5 y el nuevo seis en línea 3.0 litros de hibridación suave de Mercedes-Benz.

 

En motores de alto rendimiento, vuelven a aparecer el V8 y el V12 de Ferrari en primer y tercer lugar, aunque en esta ocasión el segundo puesto es para el 4.0 litros Bóxer atmosférico de las preparaciones más puristas del Porsche 911.

 

Nuestros destacados