Mercedes-Benz GLC, GLE y GLE Coupé: lanzamiento en México

lanzamiento-suvs-mb-1.jpg
lanzamiento-suvs-mb-1.jpg

Por Manuel Fernández

 

Ver nota de lanzamiento

 

Por encima de la GLA y como reemplazo de la GLK, arriba la GLC, cuyo cambio principal más allá del completo replanteamiento de diseño y arquitectura, es que pasa de ofrecerse con un motor V6 aspirado y migra a un dos litros de cuatro cilindros turbocargado con 241 caballos y 370 Nm de par (GLC 300), asociado a una caja automática de nueve velocidades (antes de siete) y un sistema de tracción integral permanente.

 

Con respecto a la GLK, crece en largo, ancho, distancia entre ejes y vías, si bien es más baja. Gana 100 litros en capacidad de cajuela (para un total de 550) y es más amplia, en especial en la segunda fila de asientos.

 

 

Habrá dos versiones de equipamiento (Off-Road y Sport), ambas con siete bolsas de aire, control de estabilidad, alerta de colisión frontal con función de frenado de emergencia, asientos de ajuste eléctrico con memorias, suspensión de dureza variable o climatizador de dos zonas, entre otros elementos.

 

Las principales diferencias radican en que la Sport tiene faros LED para todas las funciones en lugar de halógenos, un estribo de acceso (“running board”) o rines de 20 pulgadas en vez de 19. También puede equipar un paquete interior AMG sin costo, junto a las posibilidades de ambas GLC de tener techo panorámico o la interfaz COMAND online por un valor adicional.

 

Los precios empiezan en los 649,000 pesos para la GLC 300 Off-Road, subiendo hasta los 729,000 en la GLC 300 Sport.

 

 

Por su parte, la GLE es un facelift de la Clase M de tercera generación, variando detalles de su conjunto óptico, defensas e interior. En México se venderá con cuatro motores distintos: un V6 3.5 aspirado de 306 caballos y 370 Nm (GLE 350), un V6 3.0 de doble turbo con 333 hp y 480 Nm (GLE 400), un V8 de doble turbo de 4.7 litros con 435 hp y 700 Nm (GLE 500) y, en la AMG GLE 63, un 5.5 de doble turbo, también V8, con 557 caballos y 700 Nm. Todas tendrán una caja automática de siete velocidades (de funcionamiento más rápido en la AMG) y tracción total permanente.

 

Desde la GLE 350 hay faros LED adaptativos, nueve bolsas de aire (otras dos laterales traseras a las siete existentes de la GLC), el mencionado sistema de alerta y prevención de colisiones frontales, control de estabilidad (ESP), sonido proveído por harman/kardon, techo corredizo o asistente de estacionamiento acústico y a través de un grupo de cámaras que proyectan una imagen de 360 grados. La GLE 400 agrega un paquete estético AMG con rines de 20 pulgadas y distinto aspecto en faldones o molduras y el dispositivo Pre Safe de anticipación a un accidente (tensa cinturones y cierra las ventanas en caso de detectar un posible incidente).

 

En la GLE 500 hay suspensión neumática y de dureza variable o un asistente de cansancio que emite una alarma si determina somnolencia del conductor. La AMG, además de las respectivas adaptaciones dinámicas, presenta rines de 21 pulgadas, varios modos de funcionamiento del control de estabilidad y un sistema de sonido de mayor calidad.

 

El costo de la GLE será de 919,000 pesos para la 350, 1,065,000 para la 400, 1,280,000 para la 500 y 1,660,000 para la AMG.

 

 

Queda entonces la GLE Coupé, derivado de la GLE SUV con una carrocería de distinto perfil (tal como ocurre en una BMW X6 puesta al lado de una X5) y que se lanza por el momento en versión GLE 450 AMG Sport Coupé, con el mismo V6 de doble turbo de la GLE 400, aunque su potencia sube hasta los 367 caballos, el torque es de 520 Nm y la caja es de nueve en vez de siete velocidades.

 

Además, y aún compartiendo medidas como la distancia entre ejes, hay variaciones dinámicas y estructurales. El equipamiento es casi el mismo de una GLE 500, pero con dos bolsas de aire menos (siete).

 

La GLE Coupé tendrá un precio de 1,175,000 pesos en la 450 AMG Sport comentada. Más adelante arribará la AMG 63 por 1,750,000.

Nuestros destacados