Mercedes-Benz anticipa su motor L-6

mercedesbenzsclass201404.jpg
mercedesbenzsclass201404.jpg

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen).

 

Se esperaba el regreso de Mercedes-Benz a los impulsores de seis cilindros en una sola bancada con la presentación del renovado Clase E y hasta hora hemos conocido plantas de cuatro cilindros (ya disponibles en México), V6 pre-AMG y hasta la carrocería guayín, pero la firma nos ha dejado incluso con las ganas de los V8, hasta ahora.

 

Las nuevas noticias desde Stuttgart son más alentadoras. El L-6 con código interno M256 no llegará con el Clase E; lo hará con el sedán insignia Clase S y, lo más importante, vendrá acompañado de un sistema híbrido de recuperación de energía vía frenado.

 

Esto es parte de una inversión de 8 mil millones de dólares en los siguientes dos años para que el fabricante reduzca el consumo promedio de sus unidades y su huella ambiental, por lo que también veremos cambios en sus motores diésel e innovaciones en pilas de combustible en los meses venideros, mientras que los propulsores a gasolina comenzarán a usar filtros de partículas como los usados en los alimentados por gasóleo.

 

 

Esta nueva planta será parte de una familia modular de motores, por lo que más adelante llegará un derivado de cuatro cilindros que también irá acoplado a un sistema híbrido. El primero contará con un generador de arranque integrado con un sistema de volante de inercia, mientras que el tetracilindro contará con un generador de arranque más sencillo accionado por correa. Ambos endotérmicos trabajaran con una batería de 48 Voltios, cuando la mayoría de los sistemas equivalentes en la actualidad lo hacen con baterías de 12 Voltios.

 

 

Mientras los impulsores conocidos usan un motor de arranque y un generador (referido comúnmente como alternador), Daimler incrementa el poder del generador de arranque para que realice ambas funciones, encargándose del encendido, del impulso a bajas velocidades y de brindar potencia extra en momentos de alta demanda, además de funcionar con más suavidad y contribuir a la durabilidad del conjunto. La energía recuperada del frenado también se podrá usar para funciones auxiliares como el aire acondicionado, el sistema de refrigeración e infoentretenimiento.

 

 

La renovación de media vida para el Clase S Sedán llegará el próximo año.

 

Los mejores vídeos