Mercedes-AMG E 63 S 4Matic+, presentación

mercedesamge6312.jpg
mercedesamge6312.jpg

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen).

 

En un ajetreado día en que ya nos mostraron su primer pick-up, por fin, se presenta el Mercedes Clase E con motor de ocho cilindros, que para hacer valer la espera, viene con dos ajustes: E 63 4Matic+ y E63 S 4Matic+.

 

 

El V8 4.0 litros Biturbo ya visto en otros modelos AMG 63 ofrece, como se esperaba, 571 HP y 750 Nm (553 lb-pie); o 612 HP y 850 Nm (627 lb-pie) para el ajuste S; tomen en cuenta que Ferrari no rebasó los 600 caballos para sus modelos “normales” hasta la presentación del 599 GTB Fiorano.

 

 

Ambos irán acoplados a una transmisión automática de nueve relaciones firmada por ZF con levas al volante, que repartirá la potencia a las cuatro ruedas a través del sistema de tracción total 4Matic+ con distribución variable de par. La velocidad máxima está limitada a 250 km/h, o 300 con el paquete AMG Driver, lo que parece indicar que es casi obligatoria su elección. La aceleración de 0 a 100 Km/h es de 3.5 y 3.4 segundos, respectivamente. Si les preocupa el consumo, cuenta con modo de desactivación de cilindros.

 

 

La variante S contará con el esperado modo de manejo “Drift”, que envia todo el poder al eje posterior y desconecta el ESP para tomar las curvas con el auto de lado en medio de una nube de humo y olor a caucho quemado, o lo que podríamos denominar el equivalente a una sinfonía por parte de la casa de Affalterbach.

 

 

Detalles distintivos como la parrilla AMG con dos barras cromadas muy juntas, grandes tomas de aire, detalles en negro mate en las carcasas de los espejos y el spoiler trasero, anagramas V8 Biturbo 4Matic+ en las salpicaderas frontales y rines negros de 20 pulgadas (19 en la variante de entrada) le distinguen de otros sedanes Clase E.

 

 

Un embrague de acoplamiento viscoso sustituye al convertidor de par, lo que aunado a la reprogramación de la caja y los cuatro modos de manejo (Comfort, Sport, Sport Plus e Individual), modifican la respuesta de la dirección, el control de tracción, la suspensión neumática adaptable y la distribución del sistema de tracción total. Si no es suficiente, se añade una función “Race” para circuito, con modo de arranque lanzado.

 

 

Pero como no todo es deportividad, en el interior nos encontramos con piel Nappa macchiato, molduras de aluminio, detalles contrastantes en gris y azul y asientos tipo baquet con el reposacabezas integrado como opción. Están presentes todas las innovaciones ya vistas en el Clase E en materia de conectividad, asistencia a la conducción e infotenimiento, como las dos pantallas táctiles, una en el tablero y otra en el instrumental, que puede mostrar un cronómetro con los tiempos de pista, mientras que las cámaras de seguridad pueden grabar las vueltas al circuito.

 

 

Entre su destacada competencia se encuentran el Audi RS6, que acaba de recibir un ajuste denominado Performance que añade 45 caballos para quedar en 605 CV; el BMW M5 Competition Package con 600 CV (575 en la variante normal); y el Cadillac CTS-V con un único ajuste: 640 caballos de fuerza.

 

Los Mercedes-AMG E 63 y E 63 S 4Matic+ harán su debut en el Salón de Los Ángeles en noviembre próximo. Las ventas comenzarán a mediados de 2017.

 

https://www.youtube.com/watch?v=mhe41Gk1zFQ

 

Los mejores vídeos