Maserati detiene producción hasta enero

maseratilevantemirafioriplant05.jpg
maseratilevantemirafioriplant05.jpg

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen).

 

Tras la crisis vivida en años pasados en Europa, muchos fabricantes de aquella región apostaron por China como un salvavidas, no solo por el crecimiento de aquel mercado en lo general, sino por el crecimiento en la demanda de vehículos de alta gama.

 

 

Maserati no fue la excepción. Sin embargo, la caída en ventas ocurrida en China obligó a dos paros menores el año pasado y uno mayor en 2015. Ahora, la tibia recepción de la Levante, la primer SUV de la marca, así como del resto de su gama, obliga a extender el paro navideño de producción.

 

Concretamente, la factoría AGAP, donde se montan el Quattroporte y el recién remozado Ghibli, que recibió un V6 3.0 Biturbo de 430 HP y que recién alcanzara el récord de 100,000 unidades fabricadas, detendrá sus actividades desde este 20 de diciembre y hasta el 15 de enero, mismo periodo en que parará la planta de Mirafiori, donde se arma la Levante.

 

 

Las instalaciones de Modena, de donde salen el GranTurismo y el GranCabrio, que serán remozados hasta 2020, se detuvieron el 15 de diciembre y se reactivarán el 8 de enero de 2018. Se manejaba la incorporación de una segunda SUV basada en la Alfa Romeo Stelvio, pero la inversión en nuevos productos está en pausa de momento.

 

Lo que sí habrá en breve será una nueva variante de la Levante con las siglas GTS. Se espera que la potencia sea cortesía de un V8 3.8 litros de origen Ferrari, con unos 570 caballos de fuerza. No está claro si dicho ajuste llegará al Quattroporte, que de momento se ofrece con hasta 530 HP, o al Ghibli, aunque eso los haría más competitivos contra modelos RS, M o AMG.

 

Nuestros destacados