Lo que viene para Volvo

volvov40crosscountry201408.jpg
volvov40crosscountry201408.jpg

Por José Virgilio Ordaz.

 

Muchos recordarán con cierta nostalgia al S40, el sedán compacto de Volvo, así como su variante vagoneta, la V40 original, posteriormente conocida como V50; del auto también se derivó el último convertible de la marca, el C70 de techo duro; y un bonito hatchback de tres puertas cuasi-coupé, el C30.

 

Todos estos modelos desaparecieron para dar paso en 2012 al Volvo V40, hatchback compacto de cinco puertas que hasta ahora ha recibido una única variante; la Cross Country de alto despeje al suelo.

 

Hace tres años, en plena crisis europea y tras haber sido vendida por Ford en la crisis hipotecaria estadounidense, en la cúpula de Volvo se tomó la decisión correcta para sobrevivir, pero el mercado, especialmente el premium, ha cambiado.

 

Mercedes-Benz tiene una sana familia de compactos encabezada por el Clase A, la cual ya están considerando incrementar; BMW aumenta su gama en este segmento con configuraciones nunca antes vistas (Serie 2 Active Tourer) mientras la traslada a tracción delantera; y Audi está plenamente establecida con su pionero, el A3 y sus nuevas (y exitosas) variantes.

 

Geely Group, propietaria de Volvo, acaba de abrir un nuevo centro de tecnología de vehículos Euro China (CEVT, por sus siglas en inglés) en Gotemburgo, Suecia, que desarrollará una familia de modelos compactos tanto para Volvo como para su casa matriz.

 

No se habla aún de fechas de lanzamiento o variantes a ofertarse, pero deberán estar listos para la segunda generación del V40 en tres años; ante el boom que se está viviendo en el segmento de los sedanes premium compactos (Acura ILX, Audi A3 Sedán, Mercedes-Benz CLA, Buick Verano) no descarten el regreso del S40 en el mediano plazo.

Los mejores vídeos