La Tesla Model Y, para marzo de 2019

teslamodelyteaser2.jpg
teslamodelyteaser2.jpg

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen).

 

Tesla acaba de realizar su reunión anual de accionistas, en la que la principal novedad ha sido la liberación de una poco reveladora y borrosa nueva imagen teaser de la Model Y, donde se alcanzan a apreciar influencias tanto de la Model X como del Model 3.

 

Más aún, la marca confirmó que la presentación oficial de la SUV eléctrica será en el mes de marzo de 2019, aunque la producción arrancará hasta el año 2020, en una instalación nueva por confirmar, por lo que, al igual que el camión Tesla Semi y el nuevo Tesla Roadster, no se fabricará en la planta de Freemont, donde actualmente se montan los Model S, X y 3.

 

 

Aunque en algún momento se manejó una plataforma totalmente nueva, al final la Model Y derivará de la base del Model 3. En las dos imágenes mostradas hasta ahora, destaca la posible ausencia de espejos retrovisores, por lo que podría recibir cámaras que cumplan dicha función, aunque como en la inminente Audi e-Tron, que tenga o no espejos físicos al final dependerá de las regulaciones de cada país.

 

La intención es que, como el sedán, la SUV sea un vehículo relativamente accesible, por lo que si bien es probable que reciba las puertas tipo “ala de halcón” de la Model X, Elon Musk indicó que “no tendrá piel en el volante, incluso si es que tiene un volante”, lo que nos hace pensar en que también recibirá una evolución del sistema de manejo semiautónomo Autopilot.

 

 

Musk también indicó que tanto el camión Semi como el Roadster han recibido mejoras de diseño, que además de mejorar el rendimiento, ayudará a que “puedan venderse a nivel mundial”, lo que indica que ya han superado diferentes criterios de homologación, mientras que el Roadster tendrá una “versión de alto rendimiento”, algo temerario, cuando los números del prototipo ya resultaban irreales.

 

 

Del infausto Model 3, la marca comienza a ver la luz al final del túnel, pues ya se fabrican 3,500 unidades semanales, lo que ha animado a Elon Musk a afirmar que la meta de 5,000 unidades semanales para fines de este mes es “bastante probable”. Además, indicó que en unos cinco años estarán presentando un vehículo compacto aún más accesible, quizá un hatchback que compita con el venidero Volkswagen ID, así como el Nissan LEAF y el Chevrolet Bolt.

 

 

Aunque se presentó una propuesta para separar a Elon Musk de la presidencia de Tesla, la junta de accionistas votó por mantenerlo al frente, un importante espaldarazo ante las cancelaciones de pedidos, achaques de falta de liquidez por parte de analistas, la mala prensa por los accidentes de un par de sus autos y los retrasos y correcciones en la producción del Model 3.

 

Nuestros destacados