La fábrica del Dodge Viper también cerrará el 31 de agosto

dodgeviperacr2.jpg
dodgeviperacr2.jpg

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen).

 

Ya en febrero pasado Ralph Gilles, jefe de diseño de Fiat-Chrysler, había confirmado la eutanasia del emblemático Dodge Viper el próximo 31 de agosto.

 

Ahora, para terminar de cavar la tumba del deportivo americano, se confirma también que la pequeña fábrica de Conner Avenue en Detroit, Michigan, cerrará sus puertas. Las instalaciones comenzaron a operar en 1966 como una fábrica de bujías, hasta que en 1995, Dodge adquirió el inmueble para trasladar la manufactura del Viper, que entre 1992 y 1995 se ensambló en el complejo de motores de Mack Avenue, encargado actualmente de montar el V6 Pentastar.

 

Todos los Viper se han armado ahí desde entonces en los últimos 22 años, siendo su modelo exclusivo, salvo por el también malogrado Plymouth Prowler entre 1997 y 2001 (posteriormente, Chrysler Prowler entre 2001 y 2002).

 

 

Al estar enclavada en Detroit, la factoría le aseguró al Viper por un tiempo ser el único deportivo americano armado en la Ciudad del Motor, pues si bien el Ford Mustang y el Chevrolet Camaro también se montan en el estado de Michigan, lo hacen en otras ciudades, mientras que el Corvette se fabrica en Kentucky y el Dodge Challenger y el Ford GT hacen lo propio en Canadá.

 

Actualmente, toda la producción restante del Viper ya está vendida, por lo que ya no se pueden encargar más. En la pequeña armadora trabajan aún y hasta el 31 de agosto 87 personas, a las cuales Fiat-Chrysler les garantiza un puesto en alguna de las otras fábricas del conglomerado.

 

En algún momento Sergio Marchionne consideró que podría haber un heredero del Viper en el mediano plazo, pero no con una plataforma exclusiva ni con un antediluviano motor V10 8.4 litros ¿Un biplaza con un motor Hellcat sobre la plataforma Giorgio? No parece mala idea, aunque es demasiado pronto para saberlo. Por ahora, las campanas han comenzado a doblar en honor al Dodge Viper.

 

Nuestros destacados