Investigan software de autos de Audi a diésel y gasolina

audiv6tfsi.jpg
audiv6tfsi.jpg

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen), con información del diario Bild am Sonntag.

 

La CARB (California Air Resources Board, Junta de Recursos del Aire de California), está investigando más autos de Grupo Volkswagen por probable software truqueado, como ocurriera con varios modelos con motores diésel, lo que ganó al caso el apelativo de Dieselgate.

 

Al parecer, según un diario de circulación alemana, las autoridades han encontrado datos anómalos en productos de la marca Audi, concretamente, aquellos equipados con la caja automática denominada AL 551, que se encuentra en los A6, A8 y Q5, acoplada a motores V6 impulsados tanto por gasolina como por diésel.

 

 

 

Este posible fraude afectaría a unos 100,000 vehículos. El código se activaría si luego de arrancar el auto, el volante no presentaba giros más allá de los 15º, como en una prueba de consumo estática, pero de rebasar ese umbral, se activaría un segundo algoritmo que aumentaría la potencia, las emisiones contaminantes y el consumo de combustible.

 

Aún no estaría claro si es simplemente un modo de manejo para reducir el consumo combustible o, como se comprobó en el Dieselgate, un algoritmo fraudulento implementado con toda la intención, aunque de acuerdo con las investigaciones, Audi habría dejado de usar este software en mayo pasado. Ni la CARB ni la marca se han pronunciado oficialmente al respecto.

 

En Estados Unidos, Grupo Volkswagen y las autoridades han llegado a un acuerdo con 475 mil propietarios de los autos con motor a diésel EA-189 2.0 litros por 10,033 millones de dólares (MDD) para recompra de unidades e indemnizaciones por entre 5,100 y 10,000 dólares; así como 1,700 MDD destinados a programas para reducir las emisiones, para un total de 14,700 MDD (unos 290 mil millones de pesos, al cambio). Los vehículos, si bien podrían ser reprogramados, probablemente sean destinados a desguace.

 

 

Falta por resolver el problema con 85 mil modelos con motor V6 Turbodiésel, así como otras demandas en 16 estados de la Unión Americana. El usar este software fraudulento, en lugar de sistemas de reducción por manejo de contaminantes por Urrea, le habría ahorrado a Volkswagen unos 300 Euros (6,129 pesos) por unidad; con unos 11 millones de autos afectados hasta el momento, saquen sus cuentas.

 

En Europa, donde el caso de unos 9 millones de autos afectados sigue en tribunales, al parecer los abogados del consorcio habrían encontrado un vacío legal que les libraría de toda responsabilidad para con sus clientes, pues el software fraudulento sería permitido si este “mejora la durabilidad o protege al motor de daños”. Si logran beneficiarse de este tecnicismo, se abriría la puerta para que más fabricantes dieran la vuelta a las regulaciones de emisiones, al menos en Europa:

 

Estará prohibido el uso de dispositivos de desactivación que reduzcan la eficacia de los sistemas de control de las emisiones. La prohibición no se aplicará cuando:

a) la necesidad del dispositivo se justifique como protección del motor contra averías o accidentes y en aras del manejo seguro del vehículo;

b) el dispositivo no funcione más allá de las exigencias de arranque del motor, o

c) en los procedimientos de ensayo se incluyan las condiciones apropiadas para verificar las emisiones de evaporación y las emisiones medias del tubo de escape.

Normativa 715/2007/EC, artículo 5, punto 2.

 

 

VAG aún estaría dispuesta a seguir reparando los autos truqueados en el viejo continente, aunque como un mero acto de generosidad, algo que hasta ahora sólo se ha dado en Alemania, donde varios propietarios se han quejado del aumento en el consumo. Evitan mencionar cualquier tipo de compensación (que de ser equivalente a las emitidas en Estados Unidos, crearían un problema grave para la firma), arguyendo que no hay base legal –en Europa- para ello:

 

"Volkswagen quiere -en el interés especial de los clientes- cooperar de manera constructiva y cooperativa de la mano de los reguladores, así como con las autoridades. Esta cooperación intensiva no debe ser agobiada por una controversia contenciosa", indicaron en un comunicado, al tiempo que cuestionan si su engaño ha tenido realmente un impacto negativo en la salud de las personas "No es posible una determinación fiable de la morbilidad o incluso de la mortalidad de ciertos grupos demográficos en función de nuestro nivel de conocimiento, desde el punto de vista científico", rematan.

 

 

Además de las indemnizaciones actuales y futuras, el redistribuir sus planes de inversión ha provocado en el seno del consorcio el retraso indefinido de modelos como el sucesor del Phaeton, el siguiente hiperdeportivo de Porsche, o la cancelación de la participación de sus filiales en seriales como el WRC o el WEC, mientras que la compañía vuelca sus esfuerzos futuros hacia los autos eléctricos, con el espaldarazo del gobierno alemán.

 

No hay, de momento, anuncios para otras latitudes con autos afectados, aunque en China parece tenerles sin cuidado el fraude y las multas a Volkswagen, pues el resurgimiento de su economía está ayudando al consorcio germano a colocarse a la cabeza en ventas globales, al menos hasta ahora.

 

Los mejores vídeos