Infiniti QX60 2016: prueba de manejo

infinitiqx6001.jpg
infinitiqx6001.jpg

Por Ernesto Roy Ocotla          Fotos: Carlos Quevedo

 

Recientemente, el vicepresidente de estrategia de producto de Infiniti, Francois Bancon, hizo comentarios sobre la QX60 y su importancia dentro del plan de crecimiento global de la empresa, pues el segmento de los crossovers es uno de los que más se expanden a lo ancho del globo. En general, hemos visto cómo la marca de lujo de Nissan ha enriquecido su oferta con nuevas incorporaciones en diferentes segmentos, con la intención de acortar la distancia con la competencia alemana, que hasta el momento se mantiene como referencia en el mercado de lujo. En el caso del modelo que nos ocupa, observamos una actualización que luce natural después de recibir un cambio de nombre, mismo del que hablamos cuando nos visitó la variante híbrida hace unos meses (AU 243).

 

 

Con apenas una decena de kilómetros en el odómetro, la unidad de pruebas que nos visitó ofrece distinciones en el exterior que lucen discretas a ojos no entrenados. Hablamos de una parrilla con ligeras modificaciones, que es enmarcada por faros, replanteados sí, y también incluyentes de aplicaciones en LED con funciones de iluminación diurna. En ambas direcciones, al frente y atrás, se observan fascias distintas al modelo previo, variaciones en las siluetas se notan después de un momento de observación concienzuda. En la parte alta, la tradicional antena se sustituyó por una “aleta de tiburón”, más acorde a las tendencias estéticas recientes.

 

 

La marca declara que la calidad de marcha e insonorización fueron dos de los temas más cuidados. Vidrios acústicos de tres capas contribuyen para disminuir el ruido que se filtra del exterior. En tanto, se cambiaron los soportes de motor por unos que, adicionalmente a su labor primordial, minimizan la transmisión de vibraciones del motor a la cabina. Si bien la calificación auditiva es más relativa que otras categorías, la ayuda de un sonómetro nos permitió comprobar que la disminución en el ruido de rodaje es de unos cuantos decibeles, lo suficiente para crear un ambiente distinto al del modelo anterior. 

 

Continuando con la calidad de marcha, los esquemas de suspensión se mantienen pero se sustituyeron componentes, en específico resortes y amortiguadores. La puesta a punto evidencia que la marca buscó ofrecer el mismo grado de comodidad en el día a día, pero mejorando el control en zonas de curvas. A pesar del peso cercano a las dos toneladas, el balanceo en ritmos consistentes es ligero y controlable. Dentro de sus límites, el conjunto es retribuyente en cuanto a comodidad en viajes largos y sensaciones tras el volante.

 

 

En lo referente a motorización, Infiniti dota a la QX60 con el V6 de 3.5 litros que tantas aplicaciones tiene dentro de la marca nipona. Ofrece 265 HP y 248 lb-pie (336 Nm) de torque, con un comportamiento lineal y despierto a nuestras exigencias, vía el pie derecho. Para poner esta energía en el piso, se acopla a una caja automática continuamente variable, cuyo comportamiento califica de cumplidor. A lo largo del tiempo se ha notado un progreso en el funcionamiento de estas cajas, sin que por ello logren empatar el avance por el que siempre terminamos extrañando las automáticas “tradicionales”.

 

 

 La respuesta del conjunto se da tan pronto se presiona el pedal derecho, y toma solo unos instantes empezar a sentir el empuje. Desde las 3,000 mil vueltas se goza de suficiente par para ejecutar recuperaciones con relativa prontitud. Las ventajas del bloque de 3.5 litros en su entrega lineal de potencia continúan hasta las 6,000 rpm.

 

 

Pensado como una forma de transportación familiar o colectiva preponderantemente de lujo, el crossover de Infiniti presenta, además de las ya conocidas tres filas de asientos y un sistema de infotenimiento completo, acabados de primer orden. Los materiales en el interior se perciben de calidad en todas sus aplicaciones.

 

 

Con la QX60, Infiniti apunta a ganar presencia de marca dentro de nuestro mercado con elementos positivos como un tren motor bien logrado, espacio interno competente y, más importante aún, una carga de seguridad bastante completa.

 

 

Unidad probada

 859,900 pesos (a fecha de la prueba)

 

 

 

NOS GUSTA

-      Calidad de marcha

-      Confort a bordo

-      Equipamiento de seguridad

 

NOS GUSTARÍA

-      Consola central estilo Q50

-      Tercera fila más amplia

-      Mejor posición de manejo

 

 

Resumen técnico

MOTOR

Tipo/cilindrada: V6, 3.5 l

Potencia máxima: 265 hp a 6,400 rpm

Par máximo: 336 Nm a 4,400 rpm

TRANSMISIÓN

Caja: Automática, CVT

Tracción: Integral permanente

DIMENSIONES

Largo x ancho x alto: 499 x 196 x 172 cm

Distancia entre ejes: 290 cm

Cajuela: 445 litros

Peso vacío: 2,110 kg

PRUEBAS AUTOMÓVIL (a 2,240 msnm)

0 a 400 metros: 19.3 s

Rebase 80 a 120 km/h: 7.9 s

Frenado de 100 a 0 km/h: 41.8 m

Consumo medio: 7.4 km/l

 

 

Los mejores vídeos