Experiencia TodoTerreno Tapalpa, Jalisco

tap_0066.jpg
tap_0066.jpg

La  noche en el centro de Tapalpa estaba fresquita, grupos de jóvenes inundaban las aceras principales, mientras otros llenaban los cafetines y restaurantes que rodean la plaza principal de este pueblo mágico.

 

Formando parte de esta estampa el equipo de Action Team comentaba los pormenores de la ruta recién concluida, el cansancio de horas de manejo parecía haberse desvanecido, el recorrido había llenado las expectativas. Era hora de tomar un refrigerio y disfrutar del aire de provincia.

 

Por la mañana la parroquia de San Antonio de Tapalpa dio la bienvenida a los participantes de la primera ruta de la temporada, quienes desde un día antes se encontraban ya en el lugar o en sus alrededores, nadie quería perder un minuto de emoción.

 

Muy tempranito y con el sol comenzando a calentar las tejas de los techos, los pilotos también calentaban motores rodando sobre las callecitas empedradas del pueblo, mismas que los conducirían hacia las serranías cercanas para enfrentar el primer paso de dificultad.

 

 

En un instante ya habíamos salido del pueblo y los primeros obstáculos del día comenzaban a sacudir auto por auto, mientras en el interior sus ocupantes dejaban salir las primeras risas del día. En medio de estas risas el compañerismo no se hizo esperar, este primer obstáculo había hecho de las suyas atorando entre sus piedras a uno de los vehículos, llegaba la hora de hacer equipo, momentos después y tras unos cuantos movimientos estratégicos el auto estaba libre para hacer frente al próximo reto.

 

Esta vez una subida rocosa hacía patinar de un lado a otro a algunos de los autos, que por momentos requirieron de toda la pericia de sus pilotos para salir bien librados.

 

Y como todo lo que sube tiene que bajar, la caravana enfrentó a su regreso el paso de un riachuelo con afiladas rocas de río y rampas lisas que dificultaban el agarre. Así, entre salpicones y patinadas los vehículos superaron la prueba, no sin antes dejar escapar algunas risas nerviosas.

 

La ruta continuaría a través de largos caminos de terracería que regalaban nos increíbles paisajes, cruce de puentes y pequeños arroyos; estos últimos sirvieron para que la caravana pisara un poco el pedal para salpicar y cruzar a gran velocidad entre una cortina de agua y lodo.

 

Llegaba la hora de hacer la rifa del premio que ofrece uno de los patrocinadores, siendo uno de los más asiduos y entusiastas participantes de la caravana el ganador del primer premio del año.

 

 

Después de tomar algunas fotos nos dirigimos hacia un sitio que realza aún más la belleza y la magia de este lugar, me refiero al valle de “Las piedrotas” que como su nombre lo dice, se trata de un conjunto de enorme rocas que yacen imponentes en medio del paisaje boscoso.

 

La tarde se hacía vieja y el sol cada vez más rojizo se perdía poco a poco entre los cerros, a toda prisa nos trepamos a las “piedrotas” para tomar algunas fotos y despedir la primera ruta desde las alturas. Así la caravana al igual que el sol se perdió entre los cerros.

 

Mientras tanto el equipo de Action Team regresaba a Tapalpa, en donde cenaríamos antojitos de la región y platicaríamos por largo rato sobre esta primera experiencia, antes de que el cansancio y el frío nos invitaran a dormir.

 

Los mejores vídeos