El Q30 se venderá como QX30 en EEUU

infinitiq30201656.jpg
infinitiq30201656.jpg

Por José Virgilio Ordaz.

 

Si recuerdan el primer contacto con el Q30 que les compartimos el mes pasado (y que podrán leer ampliado en nuestra siguiente edición impresa 252), algo que destaca del nuevo hatchback compacto de Infiniti es su altura (1.50 metros), la mayor de su categoría, quedando encima de su donante de plataforma, el Mercedes-Benz Clase A (1.43 metros) e incluso un centímetro más que la GLA (1.49 m), dejando al modelo muy cerca de los crossovers; segmento que de todos modos resulta de difícil delimitación en muchas ocasiones.

 

 

De hecho, la altura del “derivado” crossover, el QX30, no es tan lejana con 1.53 metros, siendo las mayores diferencias los rieles en el techo, el mayor despeje al suelo, las llantas más grandes y las fascias específicas. La altura libre al suelo del Q30 (21 centímetros, contra 13 a 16 del GLA) también lo coloca como un cuasi-crossover, aunque una suspensión rígida se encarga de ponerlo en el espectro alto de agilidad de su categoría, aún si seguimos considerándolo un hatchback.

 

Si bien el compacto nació con el Viejo Continente como objetivo principal, también quieren que sea exitoso en Norteamérica, donde su estrategia si bien a primeras resulta extraña, acaba por tener cierta lógica; al menos para Estados Unidos y Canadá, se anuncia que ambos modelos se venderán bajo una misma denominación, subsistiendo la nomenclatura del crossover; quedando el Q30 como el “QX30 de tracción delantera”, y el QX30 en forma como la opción con tracción total y estética campera; todos con un motor 2.0 asistido de 208 hp.

 

 

¿Cuál es la razón? Simple; en Estados Unidos los hatchbacks, así sean de lujo, no son autos de grandes volúmenes, mientras que las crossover cuentan con ventas más que sanas; los BMW Serie 1 y 2 están un paso por detrás de la X1 y venden casi una tercera parte que la X3 más cara; mientras el Audi A3 hatchback pasó sin pena ni gloria en la Unión Americana, la variante sedán es ya su segundo modelo más vendido, sólo superado por la Q5; y Mercedes-Benz ni siquiera oferta el Clase A en nuestros vecinos del norte, para darnos una idea.

 

¿Será así en México? Aunque la filial premium ha estado replicando la estrategia de ventas para Estados Unidos y Canadá, hay diferencias; no llegaron en su momento el G37 Convertible ni la QX50; además, en nuestro mercado los hatchbacks premium gozan de mejor reputación y ventas; tan es así que contamos con el Clase A y el A3 HB; sumemos a todo lo anterior que nuestro país no está incluido en el comunicado anterior y que la gama de motores será más amplia (habrá un 1.6 de inducción forzada con 154 hp), lo que nos hace pensar que la oferta de modelos será también más nutrida, aunque habrá que esperar hasta mediados de año para comprobarlo.

Los mejores vídeos