El próximo Bentley Mulsanne sería eléctrico

bentleymusanne201701.jpg
bentleymusanne201701.jpg

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen).

 

China ha tenido problemas en años recientes a causa de los niveles de contaminación en muchas de sus ciudades, por lo que están considerando una serie de medidas que “castiguen” a las empresas automotrices menos amigables con el medio ambiente, tanto en emisiones como en consumo de combustible.

 

Estas son malas noticias para Bentley, que tan sólo el año pasado desplazó 1,615 unidades en el gigante asiático, pues su modelo estrella, el Mulsanne, declara un consumo combinado de 5.53 km/l. Es por ello que la división de hiperlujo ya estaría trabajando en una variante eléctrica para la siguiente generación de su buque insignia, tal como lo confirma Hans Holzgartner, ejecutivo de la marca.

 

Esto cae perfectamente en el plan de regresar a la senda ecológica por parte del Grupo Volkswagen, que estaría considerando eliminar sus grandes motores en el mediano plazo y tener entre un 25 y un 35% de vehículos eléctricos en su gama en 2025, por lo que el paquidérmico (y muy tradicional) V8 de 6.75 litros del Mulsanne no parece tener cabida en el futuro de Volkswagen AG.

 

Los impulsores eléctricos parecen funcionar bien en vehículos de alta gama, ya que el aumento de peso por la baterías es menos notorio (el gran sedán pesa 2.65 toneladas), compensándose con la buena respuesta de par a bajas velocidades, como señala el propio Holzgartner. El alto costo de esta tecnología tampoco sería un problema en el Bentley, que en México tiene un precio “base” de 450 mil dólares.

 

La mala noticia es que no será pronto. Los tiempos comerciales de los autos de hiperlujo son de los más holgados de la industria: el Rolls-Royce Phantom lleva trece años en producción, al igual que el Bentley Continental GT; el Mulsanne se lanzó en 2010 y apenas recibió su primera actualización mayor (en la galería), por lo que no veremos al Bentley eléctrico antes de 2018.

 

Los mejores vídeos