El futuro de los datos del automóvil

bigdata569881.png
bigdata569881.png

Por José Virgilio Ordaz, con información del diario El Mundo.

 

¿Cansados de los anuncios en redes sociales? Malas noticias, nunca se acabarán, pues de ahí es de dónde vienen los ingresos de éstas; no sólo eso, las páginas que siguen, el contenido que generan o el tipo de publicaciones que comparten son monitoreados constantemente para saber qué tipo de anuncios podrían ser más atractivos para cada uno.

 

Podría costar trabajo imaginar un paralelismo con el mundo automotor, pero no es así; un auto de última generación tiene más de kilómetro y medio de cables y más de 90 centralitas, las cuales monitorean en tiempo real miles de datos, como cuántos pasajeros lleva, si va alguna silla infantil o en caso de accidente, la severidad, así como el probable costo de refacciones y mano de obra.

 

Filiales como Mazda España usan esta base para evaluar la afinidad hacia la marca, modelos predictivos sobre la inversión realizada en publicidad en cada modelo, el tráfico de vehículos en los pisos de venta o el tamaño y distribución de la red de concesionarios: “Pretendemos profundizar en los modelos predictivos y también entender lo que nuestros clientes quieren para personalizar cada vez más los productos y servicios”, nos dicen.

 

Es tal el volumen de datos que se manejan, que ya se contempla el llamado Big Data o tratamiento masivo de datos; una gran base que englobe toda esta información, la cual incluso se compartiría con los sistemas que regulan el tráfico en las ciudades.

 

Con estos datos se podrían predecir fluctuaciones y requerimientos del mercado en cuanto a gastos como publicidad y promociones, seguridad, financiamientos, logística, mejora en los procesos de ensamble y hasta stock de repuestos; el mismo auto podría decirnos cuándo una pieza debe ser sustituida por desgaste, la cual ya nos estaría esperando en el taller más cercano al momento de ir a realizar el cambio. El ahorro derivado del uso del “Big Data” por auto estaría entre los 2 mil y 50 mil pesos.

 

Rupert Stadler, CEO de Audi, afirma: “Si semáforos y autos estuvieran conectados y se regulara el tráfico con el procesamiento inmediato de los datos, el consumo (de combustible) se reduciría un 15% solo en Alemania”.

 

¿Ciencia Ficción? No, se habla que la gran base de datos masiva podría llegar entre 2020 y 2025, aunque de momento el mayor obstáculo es legal, pues muchas marcas podrían ampararse para no compartir ciertos datos, especialmente los referentes a los siniestros de sus autos.

Los mejores vídeos