Detalles del nuevo Porsche Panamera

porschepanamera201607.jpg
porschepanamera201607.jpg

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen).

 

Hace poco conocimos las primeras imágenes de la segunda generación del Porsche Panamera en su variante Turbo, así como su interesante V8 de 4.0 litros capaz de producir 550 CV y 770 Nm (567 lb-pie).

 

Este impulsor cuenta con un modo de desactivación de cilindros que lo puede dejar como un V4 con sólo 123 CV a 3,500 rpm en situaciones de baja demanda, como tráfico pesado. Tanto este como el V6 2.9 litros de 440 CV y 550 Nm (405 lb-pie) y el Diésel van acoplados a una nueva caja PDK (doble embrague) de ocho velocidades, que resulta ser más compacta que el anterior cambiador de siete relaciones, lo que permite un acomodo más sencillo con sistemas híbridos, mientras que las tres relaciones superiores hacen las veces de sobremarcha, alcanzado su mayor entrega en sexta.

 

 

La plataforma MSB se usará no sólo para variantes de distancia larga entre ejes del Panamera, también para futuros modelos de Bentley, concretamente, los inminentes sustitutos de la línea Continental, con sus tres variantes de carrocería (sedán, Coupé y Convertible). 31% de la estructura está hecha de aluminio, distribuyéndose en áreas clave como el techo, mientras que para las partes de colisión, como el pilar B, están elaboradas de acero de alta resistencia.

 

Los neumáticos (275/40ZR20 delante y 315/35ZR20 detrás) son 20 milímetros más anchos que en el saliente Turbo S, mientras que la barra estabilizadora frontal está ahora montada en el cojinete de giro, lo que además de darle un mejor apalancamiento, deja más espacio para los amortiguadores.

 

La suspensión trasera es un arreglo de cuatro brazos que permite que haya dirección en las ruedas traseras, algo que ya hemos conocido en el recién renovado 911. Al igual que en el coupé, a altas velocidades las ruedas giran en la misma dirección que las frontales, aunque apenas unos grados, mientras que a bajas velocidades el movimiento es contrario.

 

Mientras que el sistema de estabilización activa que actúa sobre las barras estabilizadoras era anteriormente hidráulico, ahora es electrónico, con motores de 48 volts. La suspensión neumática ajusta sus tres cámaras de acuerdo al modo de manejo elegido: las tres en Comfort, dos para Sport y una para Sport Plus. Los frenos llevan seis pinzas delante y cuatro atrás, con cálipers amarillos para los discos carbonocerámicos.

 

 

En su momento se habló del tacómetro analógico de inspiración retro franqueado por dos pantallas, además de una pantalla táctil central de 12.3 que aglutina todas las funciones del tablero; ahora sabemos que incluso las ventilas del aire acondicionado pueden girarse por medio de esta pantalla. Esto sólo nos deja con ganas de saber cómo se maneja el Panamera de segunda generación, pero para ello, habrá que esperar a comienzos del siguiente año. A lo largo de los meses iremos conociendo más detalles de la gama, quizá en el Salón de París, donde deberá ser mostrado al gran público.

 
Nuestros destacados