Carlos Ghosn no descarta fusión para Renault-Nissan

carlosghosn21456.jpg
carlosghosn21456.jpg

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen).

 

Hace varias semanas, se manejó que en las altas esferas de Renaulty Nissan comenzaron a analizar la posibilidad de una fusión entre ambos grupos automotores.

 

 

Sin embargo, cuando Carlos Ghosn fue ratificado al frente de la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, descartó una integración de fuerzas a ese nivel, algo que fue reforzado por Hiroto Saikawa, CEO de Nissan, quien consideró que una fusión no sólo no tendría sentido, sino que podría acarrear efectos secundarios adversos.

 

Ahora, durante una cumbre empresarial efectuada en París, Ghosn ahondó que, en el lado negativo, “Muchas fusiones colapsan y destruyen el valor de las partes: la fuerza de cualquier compañía es la capacidad de motivar a la gente y cómo vas a hacer eso si algunas de estas personas se consideran ‘ciudadanos de segunda clase’ en una fusión”.

 

Renault ha realizado una mayor inversión en Nissan, pues el fabricante galo posee un 43.3% de participación en la firma japonesa, con derecho a voto en la mesa directiva, mientras que los orientales se conforman con un 15% de propiedad de Renault, aunque sin derecho a voto.

 

 

Sin embargo, Nissan es la que más aporta a la Alianza, con 5.82 millones de unidades desplazadas en 2017, contra 3.76 millones de Renault (contando filiales en ambos casos), lo que complica un “acuerdo entre iguales” que deje satisfechas a ambas partes.

 

A pesar de los desafíos, Ghosn considera que es posible que ambos grupos automotrices establezcan vínculos más profundos que garanticen que su paso conjunto siga siendo exitoso en el futuro. “Esto es algo sobre lo que hay que aportar una solución y necesitamos una solución que sea específica. Debemos probar y buscar algo que asegure a las partes interesadas que seguiremos adelante, pero al mismo tiempo mantendremos la identidad de cada marca”, indicó.

 

 

Además, hay que considerar cómo se integrarían ambos fabricantes. Se maneja que ambos conservarían sus sedes en París y Japón, aunque habría un cuartel central en Reino Unido u Holanda. También está el hecho que la teórica fusión debería recibir el visto bueno tanto del gobierno japonés como del francés, este último, poseedor del 15% de las acciones de Renault, por lo que es reacio al acuerdo.

 

Claro, no es algo que se dé de manera rápida, por lo que el directivo consideró que no ocurrirá antes de 2020, aunque podría tomar incluso más tiempo, sobre todo, tras sumar a Mitsubishi a la Alianza, lo que complica aún más todo.

 

Nuestros destacados