Cambios en la gama de Ford para Norteamérica

Ford
Ford

Por José Virgilio Ordaz (@Neckriagen).

 

Ford ya nos había anunciado que su plan para Estados Unidos era centrarse en vehículos electrificados, SUVs, Crossovers y pick-ups, es decir, los modelos que actualmente presentan crecimiento en un mercado en desaceleración.

 

 

Como parte de este proyecto, se anunció el regreso de la Ranger a la Unión Americana (ausente en su generación actual), así como el renacimiento de la denominación Bronco para una SUV derivada de la pick-up, además del arribo de la remozada EcoSport, que desde su presentación había eludido comercializarse al norte del Río Bravo.

 

Posteriormente, Ford confirmó que varios modelos de su gama añadirían variantes híbridas según se fueran renovando en el próximo lustro, caso concreto de la F-150/Lobo, la Explorer, la Escape y, de manera sorpresiva, el Mustang. La compañía promete hasta 16 modelos electrificados para 2022.

 

 

Al final, hizo el anuncio que tanto se temía, fuera de su gama de camionetas, sólo se garantizaba la supervivencia de dos modelos de pasajeros: el icónico Mustang; y el Focus, este, sólo en su variante hatchback Active con altura al suelo incrementada y estampa de pretensiones crossover, el cual será importado desde China.

 

 

Ahora, la marca confirma qué modelos desaparecerán de la oferta estadounidense y cuándo. El Focus de factura americana, en su actual generación, dejará de producirse en mayo, lo que no resulta tan drástico dado el natural relevo. El Taurus, por su parte, cesará producción en marzo de 2019. En algún momento se manejó que la producción del sedán grande de Ford se trasladaría a China, pero la guerra comercial entre las mayores potencias del mundo dio al traste con este proyecto.

 

 

El Fiesta dejará de ofrecerse en el mercado estadounidense en mayo de 2019, mientras que del Fusion no se dio una fecha, aunque se especificó que su relevo, el cual fue cancelado, estaba programado para 2020 como año-modelo 2021, por lo que será seguramente cuando dejará de ofertarse.

 

Por supuesto, todo esto aplica para los Estados Unidos ¿Y México? Dado que los sedanes compactos son aún uno de los segmentos fuertes de nuestro mercado, es casi seguro que el Focus sí se ofrezca con dicha configuración, mientras que el Taurus, que no se oferta desde hace años, no debería preocuparnos demasiado.

 

 

El problema son el Fiesta y el Fusion, fabricados en México y cuyo destino principal es, o era, los Estados Unidos. No hay confirmación oficial de la marca, aunque, salvo que la producción pueda redirigirse de manera adecuada a otros mercados, o que esta sea sustentable aún sin el mercado estadounidense, es factible que dejen de producirse en nuestro país, aunque claro, esto es una mera suposición.

 

Ford considera fabricar una crossover eléctrica en México a partir de 2020, por lo que podría fungir como el reemplazo en la línea de montaje de alguno de los modelos citados. El Fusion nunca ha sido de los modelos más vendidos de su segmento, por lo que su desaparición no sería grave, al menos en lo referente a ese apartado, mientras que el Fiesta ha cedido su lugar al Figo como el producto más vendido de Ford en nuestro país. Si bien el futuro de ambos es incierto, habrá que esperar a que la marca confirme de manera oficial su destino en lo referente a la producción local.

 

Nuestros destacados