Buick Envision: primeras impresiones

buick-envision-pi-1.jpg
buick-envision-pi-1.jpg

Por Manuel Fernández (@Mfer_89)

 

Ver nota de lanzamiento

 

 

Muy necesario era este producto en el portafolio Buick, que fruto de una profunda renovación, no solo se ha rejuvenecido al utilizar autos de la línea Opel como el Insignia (actual Regal) o el Cascada (no a la venta en México), sino que ha desarrollado propuestas en nichos de constante crecimiento en donde ya juegan rivales alemanes y japoneses.

 

Justo ahí está la Envision, pensada inicialmente para el mercado chino (donde se hace, de hecho) pero concebida por la firma con estándares globales lo suficientemente altos para que ahora haga su arribo al continente, empezando por México y, en breve, Estados Unidos.

 

 

De entrada, el interior es consecuente a algo que quiere enfrentarse, según Buick, a una Acura RDX, a una Lincoln MKC o a una Volvo XC60. La iluminación interior, las superficies en piel sobre puertas y tablero y la calidad de los asientos tanto en términos ergonómicos como en sus vestiduras es lo esperable para un auto premium de casi 650,000 pesos. Solo la imitación madera no lucía tan bien conseguida a ojo de más de un asistente a la presentación y, ya en asuntos funcionales, la pantalla táctil a veces no era la más rápida en funcionar, al menos en nuestra unidad de pruebas.

 

En cuanto a su conducción, tuvimos tiempo de sobra para confirmar que lo mejor del conjunto es el motor y la caja. Este impulsor 2.0 ya lo conocemos en el Cadillac ATS, en el nuevo Chevrolet Malibu o el Buick Regal y la calidad de funcionamiento nos recordó a la del mencionado sedán mediano de Chevrolet, con un retraso poco perceptible del turbo y una respuesta constante y muy refinada desde bajos regímenes, lo que se suma al gran aislamiento acústico aún en la zona alta del tacómetro o a velocidades elevadas. En esta SUV da 252 caballos y 352 Nm de par.

 

Por aceleración está más que facultada para enfrentar adelantamientos o incorporaciones complicadas y la unión con la caja automática de seis velocidades está muy bien conseguida, con reacciones rápidas para el perfil del conductor potencial de la Envision (mejor en modo manual o pasando la palanca a “L”) y, aún en aceleraciones abruptas, con mucha suavidad al bajar o subir de cambio.

 

 

La suspensión es muy sensible a los asfaltos que no están en perfecto estado y no comunica ese aplomo y homogeneidad de algunas competidoras de origen europeo que, de todas maneras, también son más costosas. En ese sentido recuerda a camionetas de origen asiático y su calibrado blando se hace evidente en el clarísimo balanceo en curvas, siendo el ambiente natural de sus dos toneladas la autopista, si bien la dirección goza de un correcto calibrado que da confianza, pese a su abundante asistencia, en tramos sinuosos más exigentes.

 

Por último, algo que vale la pena comentar es la buena dotación de seguridad activa y pasiva al incluir varios elementos que en otros fabricantes equivalentes hacen parte de paquetes u opciones que elevan el costo final. Unas luces de xenón (el proyector es halógeno) serían ideales para complementar la buena oferta existente. 

Los mejores vídeos