Audi Q7 2016: lanzamiento en México

audi-q7-lanzamiento-1.jpg
audi-q7-lanzamiento-1.jpg

Por Manuel Fernández

 

La segunda generación de la SUV más grande de Audi se reinventa del todo en uno de los segmentos en los que más años tienden a durar los productos: no es ajeno que la Volvo XC90 también estuvo más de una década en el mercado con apenas variaciones o que la Mercedes-Benz Clase GL (próximamente GLS) sobrevivió por poco más de un lustro antes de ser sustituida por la actual.

 

Tanto tiempo entre una completa renovación implica grandes cambios: de ahí a que la Q7 sea hasta 325 kilogramos más ligera que su predecesora, ahorro de masa que se distribuye entre 71 kg menos por la carrocería, el tanque de gasolina (-46), las puertas en aluminio (-24) o el conjunto de suspensiones (-67), entre otros muchos elementos. Debido a esto, el consumo homologado, en promedio, se redujo en un 28%.

 

 

Además, es 3.7 centímetros más corta y 1.5 más angosta, pero se anuncia aún así un mejor espacio interior. Algunas novedades en la cabina abarcan los instrumentos del todo digitales y configurables ya vistos en el TT o una salida de aire que recorre todo el ancho del tablero. Un accesorio interesante que complementa al detector de punto ciego es que al abrir una puerta y haya un vehículo viniendo de atrás, ilumina un foco en el retrovisor a modo de alerta para evitar un posible accidente.

 

En cuanto a equipamiento en general, la interfaz MMI es capaz de replicar en la pantalla central funciones de un smartphone conectado y presenta como novedad un panel táctil con ocho botones configurables en adición a la usual perilla. Hay tres sistemas de sonido: Audi Sound System, uno proveído por Bose y uno opcional Bang & Olufsen de 23 altavoces.

 

 

La suspensión podrá adquirirse con amortiguadores de dureza variable y muelles neumáticos para graduar la altura. Una novedad en relación a la pasada Q7 es la posibilidad de encargarla con dirección a las cuatro ruedas, que como en sistemas similares en otras marcas (Porsche, Acura o BMW, por ejemplo), incide levemente en el ángulo de las llantas posteriores por medio de motores eléctricos, girándolas en sentido contrario a las frontales a bajas velocidades y en el mismo yendo a un mayor ritmo. Así se favorece de acuerdo a la circunstancia la maniobrabilidad o la estabilidad.

 

Los motores para México son dos de seis cilindros y uno de cuatro. Los V6 son dos de tres litros a gasolina y a diésel, el primero con 333 caballos y 440 Nm de par, el segundo con 249 hp y 600 Nm, mientras el tercero es un 2.0 con 252 caballos y 370 Nm. Salvo el tres litros a gasolina, que es supercargado, las plantas motrices son turbocargadas y se asocian a una caja automática de ocho velocidades y un sistema de tracción integral permanente quattro que en condiciones normales da prioridad de reparto a las llantas de atrás (60%-40%), pudiendo enviar si es necesario hasta un 85% a las traseras o un 70% a las delanteras.

 

En cuanto a precios, partirá de los 884,900 pesos correspondientes a la 2.0 TFSI (ésta con cinco puestos, siete en opción). De acuerdo al equipamiento y accesorios, la 3.0 TFSI va desde los 989,900 a los 1,189,900. La 3.0 TDI queda en 1,154,900. 

Nuestros destacados