Volkswagen Polo GTI

Ya conocemos la variante GTI de la nueva generación Polo. Y como el Ibiza Cupra –ambos clones mecánicos- recurre al motor 1.4 TSI de doble sobrealimentación. También hace suyo el cambio DSG –de serie- y el diferencial electrónico XDS.
-
Volkswagen Polo GTI
Volkswagen Polo GTI

No hay Polo sin variante GTI desde que en 1986 el Polo G40 irrumpiera en la gama con un peculiar motor sobrealimentado por un exclusivo compresor con tubería interna en forma de G (caracola). Para esta generación, también hay algo de exclusivo en su motor, que recurre a una doble sobrealimentación en la que un compresor y un turbo se solapan para favorecer una alimentación “perfecta” en todo el rango de giro del motor.

Hasta 3.000 revoluciones asume la sobrealimentación el compresor, que gira solidario al cigüeñal. De esta manera la sobrealimentación no está supeditada a los gases de escape que utiliza un turbo, cuando en los primeros giros de motor el caudal de gases puede no ser suficiente para la mejor prestación. Es a partir de 3000 revoluciones cuando el turbo asume sus funciones y el compresor progresivamente se desvincula. Todo este vaivén está regulado por una serie de válvulas que abren, combinan y cierran los diferentes circuitos de alimentación. Además se combina con una culata con inyección directa, por lo que los números de su ”pequeño” bloque 1.4 TSi deslumbran: 180 CV a 6.200 revoluciones y, sobre todo, 25,5 mkg presentes entre 2.000 y 4.500 revoluciones.

El Polo GTI estará disponible en carrocería de 3 y 5 puertas. Anuncian un peso de 1.184 kg y unas prestaciones de 6,9 segundos en la aceleración de 0 a 100 km/h y una velocidad máxima de 229 km/h. Su consumo medio es de 6 l/100 km y sus emisiones de CO2 de 139 g/km. En estos números seguro que también interviene el cambio robotizado DSG de 7 velocidades, única opción disponible, que garantiza rapidísimas transiciones de marchas con estrechos escalonamientos y un generoso desarrollo final.

El chasis se adapta al vendaval que se le avecina con una reducción de 15 milímetros de la altura de la carrocería, que se sustenta sobre muelles más cortos y amortiguadores en consonancia, que trabajan con llantas de 17 pulgadas, exactamente las mismas del Golf GTI, con neumáticos 215/40.

Para asegurarse una buena motricidad, el Polo GTI incluye en el control de estabilidad ESP una función de diferencial electrónico de deslizamiento limitado –XDS-. Este sistema funciona aplicando una leve presión de frenado a la rueda interior cuando se toma una curva, limitando su posible patinaje y priorizando, de paso, la motricidad de la rueda exterior, que soporta un mayor contacto con el asfalto

Siguiendo la filosofía de la marca, por fuera el Polo GTI se distinguirá sin necesidad de recargar su imagen con abruptos aditamientos deportivos. No faltará la clásica línea roja GTI en su parrilla ni el símil panel de abeja de las tomas de ventilación del motor. También dejará ver las pinzas de freno coloreadas en color rojo. La carrocería incluye taloneras más anchas y un pequeño spolier trasero. En la vista trasera también vemos una doble salida de escape. Por dentro, el tapizado a cuadros tradicional de los GTI de Volkswagen se mantiene vivo. También se personaliza el salpicadero con apliques y colores específicos. Su equipamiento se enriquece con nuevos faros direccionales.

Galería relacionada

VW Polo GTI 2010

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...