Publicidad

VLF Destino: un "Fisker Karma" con motor Corvette (vídeo y fotos)

Cuando todos los coches se reorientan hacia el híbrido, el mítico Bob Lutz, ex-presidente de General Motors, ya conduce el primer VLF Destino fabricado.
Miguel García Puente.

Twitter: @Miguelgpuente -

VLF Destino: un "Fisker Karma" con motor Corvette (vídeo y fotos)
VLF Destino: un "Fisker Karma" con motor Corvette (vídeo y fotos)

Si el carismático octogenario Bob Lutz está metido en algo, seguro que huele a gasolina y entusiasmo. Así que hizo lo imposible por atraer hacia su último invento a Henrik Fisker, el diseñador del híbrido Fisker Karma, que venía a ser a los híbridos lo que Tesla al coche eléctrico. El ya mítico Fisker Karma nació para ser el epítome de la berlina deportiva con motor eléctrico, dotada de un motor de combustión de 260 caballos para proporcionarle lo que se denomina autonomía extendida, capacidad para seguir rodando una vez agotadas las baterías. Cuatro puertas, cuatro asientos y capaz de ofrecer unas prestaciones de infarto, el proyecto acabó en manos chinas.

Karma americano

Fuera el cuatro cilindros de gasolina, fuera los motores eléctricos de las ruedas traseras: cuando Bob Lutz y Gilbert Villareal fundaron en 2012 VL Automotive imaginaron un Fisker Karma al que hacían un "swap" de motor, implantándole el equipo motor del Corvette ZR1. Solo tuvieron que pasar dos años para que Fisker pusiera su inicial y crear VLF. Fisker, diseñador industrial de raza, creador del BMW Z8, del Aston Martin DB9, del Fisker Karma y, ahora, del VLF Destino.

Henrik Fisker, diseñador

La presentación oficial del VLF Destino V8 fue a principios de 2016 en el Salón de Detroit y ya se ha entregado la primera unidad producida en Auburn Hills (Michigan), que ha ido a manos de... Bob Lutz. "Americano, hecho a mano, alta calidad, prestación e ingenuidad", son las claves del Destino, que no parece responder a ningún acrónimo. Para el motor definitivo se han contentado con la fiabilidad del motor LS9 V8 -del Corvette también, de 638 CV-, pero que con su "relativo" bajo peso tiene unas "tremendas prestaciones", según dice la nota de prensa. En números, alrededor de 4 segundos en el 0-100 km/h y algo por debajo de las dos toneladas.

El precio en Estados Unidos del VLF Destino arrancará en 229.000 dólares (unos 200.000 euros). A lo largo de 2016 también se comenzará a vender un segundo modelo, el VLF Force 1 V10, un coupé biplaza de atractiva estética con carrocería de fibra de carbono, producido inicialmente en una serie limitada de 50 unidades. Su motor V10 de 8,4 litros de 745 CV anuncia una aceleración de 0 a 100 km/h en poco más de 3 segundos, gracias a un peso declarado de 1.538 kg. "Inicialmente" significa que al Force 1 lo consideran una "sorprendente plataforma inicial para desarollar un increíble super-coche americano con una excepcional prestación y diseño". En otras palabras, que es posible que si encuentran los suficientes compradores para este coche de 268.500 dólares, veamos nuevas declinaciones. Quizá sus clientes vengan de aquellos a los que Ford no vaya a dar gusto y se queden sin ser seleccionados para el Ford GT, con el que Ford volverá a competir en Le Mans. VLF no se limitará a Estados Unidos y promete que en 2016 habrá siete servicios oficiales, además de los que se instauren fuera de América.  

VLF Destino, en vídeo

Te puede interesar: