Publicidad

Toyota Yaris Hybrid-R, híbrido de 420 CV

No se puede ser un gigante como Toyota y no reaccionar a los brillos de la competencia. Dirán que no es una respuesta a aquél publicitado Nissan Juke R, que la llegada oficial del BMW i8 no significa nada, pero el Toyota Yaris Hybrid R reclama su lugar.
Miguel García Puente -
Toyota Yaris Hybrid-R, híbrido de 420 CV
Toyota Yaris Hybrid-R, híbrido de 420 CV

Montado en una carrocería de un Yaris 3 puertas, el Yaris Hybrid-R es un concepto, como se dice siempre, sin ánimos comerciales. Lo que sí va a hacer el Hybrid-R será convertirse en escaparate tecnológico de algunos de los proyectos en los que Toyota está embarcada, y dejar constancia antes de que los rivales lo muestren. Por ejemplo, este híbrido no se basa en baterías de litio (como en su iQ eléctrico o Prius plug-in) o en baterías de hidruro metálico (el Prius de siempre), sino en supercondensadores: almacenes de energía capaces de entregar muchísima electricidad o de almacenarla en tiempos cortísimos. Es decir, alta potencia. Y alta potencia es lo que ofrece para sus motores eléctricos el Yaris Hybrid-R. En la parte posterior se han colocado dos motores eléctricos que suman 120 caballos (cada uno con la misma potencia que el Yaris híbrido convencional) y delante se le ha dotado de un cuatro cilindros 1.6 turbo de gasolina de 300 caballos, respondiendo a normas FIA.

 

Con esta disposición el Yaris Hybrid-R ofrece tracción total e incluso la posibilidad de un reparto de fuerzas diferente en cada una de las ruedas posteriores, lo que denomina "vectorización del par". Los condensadores pesan mucho (por eso no son un sustitutivo de las baterías) y, aunque son capaces de entregar muchísima electricidad en muy poco tiempo, su capacidad es pequeña, por lo que solo lo pueden actuar por ciclos de tiempo cortos. En modo "circuito", los motores pueden entregar los 120 caballos durante cinco segundos. Estilo Kers en Fórmula Uno. En modo "normal" la potencia de los motores eléctricos se limita a 40 caballos en total para aumentar hasta 10 segundos la duración de la energía eléctrica disponible.

 

¿Cómo se recargan los condensadores? Durante las fases de retención. Entre el motor térmico y la transmisión secuencial de seis marchas existe un tercer motor eléctrico, de 60 caballos, que proporciona energía (robada al motor térmico, por supuesto) para alimentar de electricidad a los motores o al condensador durante las retenciones. Se supone que poco después de la frenada, el Yaris Hybrid-R utilizará esa energía para relanzar el coche a la salida.

 

En aceleración, si hace falta más tracción se quita potencia al tren delantero para proporcionárselo al trasero, mejorando la conducción en momentos en que un sistema de control de tracción simplemente hubiera actuado limitando el par entregado. ¿Escaparate? Claro, qué mejor manera de reclamar la tecnología por condensadores que emplea el TS030 HYBRID que enseñarlo en una carrocería de calle...