Publicidad

Rolls-Royce Phantom 2009

Rolls-Royce incorpora ligeros cambios en el modelo Phantom que se localizan en el exterior de la carrocería y en el interior. Entre lo más llamativo, los tiradores de las puertas contarán con luces LED.
-
Rolls-Royce Phantom 2009
Rolls-Royce Phantom 2009

Mejorar lo inmejorable. Éste es el reto que siempre ha acompañado la historia de la marca de automóviles de lujo por excelencia: Rolls-Royce. La firma birtánica, perteneciente desde finales de los 90 a BMW Group, ha confirmado que introducirá leves cambios estéticos y de equipamiento en su modelo Phantom de cuatro puertas (hay que recordar, que bajo la denominación Phantom también se comercializa una versión Coupé y otra descapotable, la denominada Phantom Drophead Coupé). El objetivo que han perseguido los artesanos de Rolls-Royce parece que ha sido que el primer modelo de su nueva etapa bajo el paraguas de BMW incorpore elementos de sus versiones más recientes (Coupé y Drophead).

Las modificaciones en el Rolls-Royce Phantom incluyen a sus dos versiones de carrocería, la de batalla ‘normal’ de 5,83 m de longitud y la de batalla larga (Extended Wheelbase con 6,01 m de longitud). Aunque los cambios anunciados son casi inapreciables, el restyling de este coche de lujo presenta un paragolpes y parrilla delanteros rediseñados. Es en los tiradores de las puertas donde encontramos una de sus principales novedades, ya que se han añadido unas luces de diodos electroluminiscentes (LED). En cuanto a las llantas de aleación, se ofrecerán unas de mastodóntico tamaño, las mismas que sus hermanos Coupé y Drophead, concretamente unas llantas de aleación de 21 pulgadas de diámetro cuyo afortunado propietario podrá elegir entre dos posibilidades: pintadas o pulidas.

El resto de la excelencia y exclusividad del Rolls-Royce Phantom se mantiene. En el habitáculo, también hay un pequeño rediseño en los paneles de las puertas y la incorporación de unas nuevas luces de lectura. Los mandos del climatizador y equipo de sonido para los asientos posteriores también presentan ciertas diferencias. Para amenizar lo máximo posible el viaje a bordo de sus ocupantes, detrás de los respaldos de los asientos delanteros hay colocadas dos pantallas LCD de 12 pulgadas.

Por último, el motor que impulsa a esta obra de arte rodante, un V12 de 6,7 litros de cilindrada y 460 CV, permanece sin cambios.

Galería relacionada

Rolls-Royce Phantom.