Publicidad

Nuevo Rolls-Royce descapotable a la vista para 2016

Ya es oficial. Un nuevo Rolls-Royce llegará al mercado a mediados del año 2016. Será un descapotable, seguramente basado en el último en llegar a la gama de lujo de la marca, el Wraith. No faltará el lujo, la exclusividad y, como bien se esfuerzan en comunicar desde Rolls-Royce, emoción al volante.
Adrián Lois.

Twitter: @loisSr_motor -

Nuevo Rolls-Royce descapotable a la vista para 2016
Nuevo Rolls-Royce descapotable a la vista para 2016

La llegada al mercado de los Rolls-Royce Ghost y Wraith, este último desvelado en el Salón de Ginebra 2013, no sólo amplió la gama de lujo de la marca de Goodwood, sino que también proporcionó alternativas más asequibles –que no baratas– al majestuoso Phantom. Sin faltar a los requisitos de lujo y exclusividad propios de los coches de Rolls-Royce, además, Ghost y Wraith ponían más énfasis en el disfrute de conducción, más allá de sentarse en las plazas traseras y dejar que un chófer haga tus desplazamientos.

La nueva joya de la firma británica de lujo, confirmada para mediados del año 2016, viene precisamente con esa premisa: un nuevo modelo ‘con una experiencia de conducción atractiva y estimulante’. Todavía se desconoce el nombre del nuevo Rolls y muchos de sus detalles, aunque es de esperar que se trate de una variante abierta del Wraith. Y, puestos a realizar conjeturas, podría tratarse de un nuevo ‘Drophead Coupé’ –como el Phantom descapotable–, con un techo de lona plegable bajo la tapa del maletero.

El futuro Rolls-Royce descapotable no llegará hasta dentro de dos años pero ya se encuentra en fase de desarrollo como prototipo.

 

Gama actual de Rolls-Royce

En la actualidad, Rolls-Royce comercializa tres modelos: el Phantom (5,84 metros de longitud) en variantes gran turismo, coupé, descapotable ‘Drophead Coupé’ y de batalla larga (6 metros de largo); un escalón por debajo, el Ghost (5,39 metros) con su correspondiente versión de batalla extendida; y como acceso a la gama, el Wraith (5,2 metros). Mientras que el Phantom ronda –y supera en algunas versiones– el medio millón de euros, el Ghost se vende por unos 300.000 euros y el Wraith desde 245.000 euros.

 

*La foto de apertura se corresponde al Rolls-Royce Wraith.