Panoz Esperante Spyder, exclusividad como forma de vida

El fabricante artesanal norteamericano Panoz atraviesa por una nueva época. Desde 2013, sus esfuerzos se centran en sus superdeportivos de calle con una fuerte inspiración de los bólidos de carreras de su pasado. El Esperante, uno de los deportivos de la gama, estrena una nueva versión Spyder y su correspondiente versión GT.
Adrián Lois.

Twitter: @loisSr_motor -

Panoz Esperante Spyder, exclusividad como forma de vida
Panoz Esperante Spyder, exclusividad como forma de vida

Panoz es uno de los fabricantes artesanales de automóviles más reconocidos en los Estados Unidos, por su desarrollo de deportivos de ensueño y por los coches de carreras de, por ejemplo, las 24 Horas de Le Mans. Desde 2013, Panoz reconoce que sus esfuerzos están centrados en dar una nueva vida a sus superdeportivos, pero con una inspiración procedente de sus bólidos de carreras.

Uno de ellos es el Esperante, un elegante superdeportivo que estrena ahora una versión Spyder, coincidiendo además con los 25 años desde la fundación de la marca. Este hito se traduce en una tirada limitada que será más exclusiva todavía. Y es que si una palabra define a Panoz y a sus deportivos, es la de ‘exclusividad’; es decir, la posibilidad de cada cliente de poder personalizar su deportivo a su antojo, haciéndolo único.

Panoz Esperante Spyder y Spyder GT

Esto quiere decir que, en el caso de la mecánica, se puede optar por potencias desde los 430 CV, con un V8 atmosférico, pasando por los 560 CV del Spyder GT, ya con sobrealimentación, hasta los más de 800 CV que promete Panoz con su Esperante Spyder. Todas estas versiones van asociadas a un cambio automático Tremec T56 Magnum de seis velocidades, para un registro de aceleración de 3,7 segundos en el 0 a 100 km/h y para una velocidad máxima de 276 km/h.

Todo, como decimos, a gusto de cliente. Y la estética del Esperante Spyder no iba a ser menos. En el interior, Panoz ofrece un lujoso habitáculo forrado completamente de cuero, con opción de combinarlo con inserciones de fibra de carbono y con materiales de madera, metal y Alcántara para los asientos, los paneles de las puertas, la consola central,… El conductor tendrá además a su disposición una gran pantalla digital de 10,6 pulgadas a todo color como cuadro de instrumentos.

Respecto al Panoz Esperante coupé, la versión descapotable biplaza del deportivo norteamericano –ensamblado, eso sí, en la planta de la marca en Georgia– presenta cambios en mecánica, transmisión, suspensiones y frenos. Mantiene, eso sí, el chasis de aluminio SPF y el uso del aluminio, fibra d carbono y otros materiales composite para ahorrar el máximo peso posible (1.418 kg en el caso del Esperante Spyder).

 

Esperante Spyder GT

Panoz Esperante Spyder y Spyder GT

Aunque la versión GT no tiene por qué ser la más potente de la gama Esperante Spyder, sí que cuenta con elementos distintivos que lo hacen ser, sin duda, el más deportivo de todos. Con 560 CV, la versión Spyder GT fue protagonista en el festival SEMA 2014 de Las Vegas.

Esta versión deportiva incorpora novedades respecto al Spyder ‘convencional’: carrocería ensanchada, con detalles inspirados en el Esperante GTLM que ganó en Le Mans, salidas de escape laterales, presencia de la fibra de carbono en los faldones delantero y laterales, difusor y portón trasero, asientos deportivos de cuero en ‘carbono seco’ Sabelt, faros LED, frenos Brembo de seis y cuatro pistones (delante y detrás) y llantas de 19 pulgadas.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

El concurso de customización que BMW Motorrad y la Revista Fuel realizan durante los ...

Contar con un neumático todo tiempo como el Bridgestone Weather Control A005 te garan...

SYM se ha consolidado como una de las referencias en el mundo del scooter en nuestro ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...