Nuevos Opel Mokka 1.6 CDTi de 136 CV e Insignia 2.0 CDTI de 170 CV

La oferta mecánica de los Opel Mokka e Insignia se amplían con la llegada de los motores Diesel 1.6 CDTI de 136 CV para el SUV urbano y 2.0 CDTI de 170 CV para la berlina. En ambos casos, la firma alemana anuncia un avance positivo en términos de prestaciones y eficiencia.
Jorge Serrano.

Twitter: @JorgeMotor1 -

Nuevos Opel Mokka 1.6 CDTi de 136 CV e Insignia 2.0 CDTI de 170 CV
Nuevos Opel Mokka 1.6 CDTi de 136 CV e Insignia 2.0 CDTI de 170 CV

Más variedad y eficiencia la que anuncia Opel para sus automóviles Mokka e Insignia. En el caso del Mokka, este SUV urbano pasa a recibir un nuevo motor turbodiesel 1.6 CDTI de 136 CV que reemplaza al anterior 1.7 CDTI de 130 CV. Acoplado a una caja de cambios manual de seis marchas y al sistema start/stop de parada y arranque automático del motor, la firma alemana anuncia para el Mokka 1.6 CDTI de 136 CV un consumo medio de 4,1 l/100 km y un nivel de emisiones de 109 g/km de CO2, lo que supone una reducción de 0,4 l/100 km y 11 g/km de CO2 respecto al 1.7 CDTI.

En términos de prestaciones, para el Mokka 1.6 CDTI de 136 CV se anuncia una aceleración de 0 a 100 km/h en 9,9 segundos. Además de la reducción de consumo y emisiones de CO2 anteriormente mencionada, este nuevo propulsor ya está adaptado a la norma anticontaminante Euro 6, una ley medioambiental cuyo eje básico es la reducción de las partículas contaminantes y de los niveles de NOx (óxidos de nitrógeno). En el caso del Mokka 1.6 CDTI, para conseguir este fin se emplea la tecnología denominada “trampa de óxidos de nitrógeno” (Lean NOx Technology – LNT), un sistema de post-tratamiento de los gases de escape previo al filtro de partículas Diesel, que captura y reduce los óxidos de nitrógeno (NOx) de los gases del escape sin el uso de ningún aditivo.

Otros elementos técnicos interesantes del nuevo Mokka Diesel 1.6 CDTI de 136 CV lo encontramos en su nuevo turbocompresor de geometría variable (VGT) y en el nuevo sistema de inyección directa por common-rail de alta presión, con unos inyectores preparados para inyectar combustible a 2.000 bares y con hasta 10 pulsos de inyección por cilindro y ciclo. Asimismo, la firma germana asegura que este nuevo propulsor supone una mejora positiva en términos de suavidad de funcionamiento, con la realización de diversas mejores que permiten reducir los niveles de ruido y vibraciones del motor.

El nuevo Opel Mokka 1.6 CDTI de 136 CV está a la venta desde 22.790 euros. Está disponible con tracción delantera y caja de cambios manual o automática de seis velocidades. Las versiones con tracción a las cuatro ruedas vienen de serie con caja de cambios manual de seis relaciones.

Opel Insignia CDTI 170 CVInsignia 2.0 CDTI 170 CV, equilibrio entre prestaciones y eficiencia

La oferta Diesel del Opel Insignia también recibe como novedad la incorporación del nuevo 2.0 CDTI de 170 CV, ya a la venta desde 33.660 euros. El par máximo declarado para esta nueva versión es de 40,78 mkg disponible entre las 1.750 y las 2.500 rpm. Opel anuncia para esta variante una velocidad máxima de 225 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 9 segundos.

Este nuevo motor Diesel 2.0 CDTI de 170 CV se puede combinar con las carrocería sedán, berlina de cinco puertas y familiar Sports Tourer. A su vez, se puede combinar con un cambio manual de seis marchas, mientras que la peculiar variante 'campera' Country Tourer también añade la tracción a las cuatro ruedas.

Una de las peculiaridades del motor 2.0 CDTI de 170 CV del Insignia reside en su turbo de geometría variable (VGT), el cual dispone de un accionador eléctrico para la turbina de incidencia variable y ofrece una respuesta de sobre presión un 20 por ciento más rápido que un actuador de vacío.

Esta motorización Diesel del Insignia también cumple los estándares medioambientales de la norma Euro 6. Para ello, incorpora el sistema BlueInjection de Opel con Reducción Selectiva de Catalización (SCR), que elimina los óxidos de nitrógeno de los gases de escape del motor. Pequeñas cantidades del aditivo AdBlue, es inyectado en el flujo de gas delante del sistema catalítico SCR y por debajo del filtro de partículas (DPF). La solución se convierte inmediatamente en amoníaco (NH3), que es absorbido por el catalizador SCR. Los óxidos de nitrógeno (NOx) del escape que pasa se reducen entonces selectivamente a nitrógeno inofensivo y vapor de agua en una reacción química con el amoníaco.

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...