Publicidad

Nuevo BMW M5

Paso a la quinta generación del BMW M5. Una vez más, la marca alemana no defrauda con un derroche de tecnología, deportividad, pasión y espectacularidad. 560 CV, más de 300 km/h de velocidad máxima... ¿te parece poco? Pues hay más, mucho más...
-
Nuevo BMW M5
Nuevo BMW M5

La saga M de coches deportivos de BMW vuelve a escribir un capítulo con letras mayúsculas. La quinta generación del M5 es motivo de orgullo para la marca bávara, la guinda del pastel que ha servido de rúbrica a todo el éxtasis de celebraciones de los últimos meses, véase, los 25 años del M3, el espectacular M3 GTS y, cómo no, el nuevo retoño de la familia, el Serie 1 M Coupé.

Pero vayamos a nuestro nuevo y flamante protagonista: el BMW M5 V. La nueva entrega de la berlina deportiva por excelencia sigue los exitosos pasos de las cuatro generaciones anteriores, una leyenda que empezó allá por 1984 (las cuatro generaciones del M5, al detalle). Ahora, el nuevo M5 incorpora una poderosa mecánica V8 de gasolina de inyección directa, de 4,4 litros de cilindrada, biturbo, sistema VALVETRONIC y 560 CV entre 6.000 y 7.000 rpm. El par motor anunciado es de 69,34 mkg entre 1.500 y 5.750 rpm. Estos datos comparados con el M5 de cuarta generación suponen una mejora de la potencia del 10 por ciento, mientras que el par motor también aumenta en un 30 por ciento.

Como buen deportivo que es, el M5 traslada a las ruedas traseras todo el séptimo de caballería que esconde bajo su imponente carrocería. Para ello, emplea un cambio automático de doble embrague M de siete velocidades con función Drivelogic. Fruto de la conjunción del motor V8 y de este cambio automático, BMW adelanta unas prestaciones realmente impresionantes: una velocidad máxima autolimitada a 250 km/h (305 km/h con el programa M Driver's Pakage), una aceleración de 0 a 100 km/h en 4,4 segundos y una aceleración de 0 a 200 km/h en 13 segundos. ¿Te parece insuficiente? Sigue leyendo.

El peso total declarado del M5 es de 1.850 kg, lo que significa una relación entre el peso y la potencia de 3,3 kg/CV. Sin palabras. Pero continuemos. Otro dato que llama la atención es el del consumo medio de combustible, con 9,9 l/100 km, lo que supone una reducción del 30 por ciento en este M5 V respecto al modelo de cuarta generación. Este paso adelante llevado a cabo en términos de eficiencia ha sido posible gracias a la incorporación de algunas de las soluciones tecnológicas BMW EfficientDynamics. Entre las más relevantes, caben destacar el sistema Auto Start Stop de parada y arranque automáticos del motor, además del dispositivo de recuperación de energía en frenadas. Sí, como lo leéis, un deportivo de pura y cepa que apaga y enciende el motor en los semáforos. ¡Ver para creer!

Pero el M5 V es mucho más que un despampanante deportivo, también es una elegante y berlina de casi 5 m de longitud, cuatro puertas y cinco plazas en su interior. Gracias a su excepcional puesta a punto del chasis y de las suspensiones -éstas, reguladas electrónicamente y configurables prácticamente a la carta por parte del conductor-, el afortunado en cuestión podrá utilizar su M5 como medio de transporte a diario, además de poder descargar adrenalina exprimiéndolo a tope en un circuito. Esto sí que es versatilidad...

Pues ambas prendas. El BMW M5 conserva parte de la elegante estampa del resto de versiones del Serie 5, eso sí, convenientemente adornada para dejar claro que es un modelo muy, muy especial. Un faldón delantero con grandes entradas de aire, pasos de rueda marcados y moldeados, branquias en los laterales con pequeñas luces intermitentes incorporadas, cuatro salidas de escape en la zaga, alerón sobre la tapa del maletero, difusor de aire en la parte posterior y llantas de aleación de 19 pulgadas con diseño de radios dobles -en opción, de 20 pulgadas- configuran sus principales prendas deportivas.

En el interior, la combinación entre elementos lujosos y más deportivos es una constante en prácticamente todo el habitáculo. Consola central de nueva factura forrada en piel, asientos deportivos M, inserciones en aluminio, regulación eléctrica de la dirección y climatizador de regulación por separado de cuatro zonas son algunos de los elementos más destacados.

Tecnología al poder. El nuevo BMW M5 presenta todo un batallón de recursos tecnológicos. Algunos sistemas como el diferencial activo M sobre el eje posterior, los controles de tracción y de estabilidad y el dispositivo Launch Control tienen como función principal mejorar las aptitudes dinámicas de este vehículo. Por su parte, otros muchos dispositivos cumplen con el cometido de mejorar la vida a bordo, además de ofrecer los máximos niveles de seguridad.

Debemos mencionar de forma casi obligadas algunos de los 'soldados' de este batallón tecnológico: sistema multimedia de información y entretenimiento BMW ConnectedDrive, sistema de información proyectada en la pantalla Head-up-Display, dispositivo de visión nocturna Night Vision con detección de personas, acceso a Internet, aplicaciones sobre tráfico en tiempo real, radio por internet, utilización de redes sociales como Facebook y Twitter, faros de xenon con iluminación activa en curvas y un largo, largo etcétera.


MOTOR
Tipo: V8 a 90º, inyección directa, M TwinPower Turbo, Twin Scroll Turbo y VALVETRONIC
Cilindrada: 4.395 cm3
Potencia: 560 CV entre 6.000 y 7.000 rpm
Par motor: 69,34 mkg entre 1.500 y 5.750 rpm
TRANSMISIÓN
Cambio: Automático de doble embrague M con Drivelogic de siete marchas
Tracción: Trasera con diferencial activo M
DIMENSIONES Y PESO
Largo/ancho/alto (mm): 4.910/1.891/1.456
Batalla: 2.964 mm
Peso: 1.870 kg
PRESTACIONES Y CONSUMOS
Velocidad máxima: 250 km/h (305 km/h con M Driver's Pakage)
Aceleración 0-100 km/h: 4,4 segundos
Aceleración 0-200 km/h: 13 segundos
Aceleración 0-1.000 m: 21,9 segundos
Consumo urbano: 14,0 l/100 km
Consumo extraurbano: 7,6 l/100 km
Consumo medio: 9,9 l/100 km
Emisiones CO2: 232 g/km

Galería relacionada

Nuevo BMW M5 a escena