Publicidad

Morgan SP1, otro británico hecho a mano

Una vez más Morgan ha unido la artesanía tradicional con las modernas tecnologías, dando como resulto el SP1. Es el primer retoño surgido de la División de Proyectos Especiales de la firma y utiliza un motor de origen Ford.
Rubén Leal.

Twitter: @Rubenleal_motor -

Morgan SP1, otro británico hecho a mano
Morgan SP1, otro británico hecho a mano

La División de Proyectos Especiales de Morgan ha desarrollado el SP1, un coche de formas originales y con una estética más propia de un automóvil clásico. Con un exterior que nos recuerda a los trabajos de Wiesmann (fabricante alemán de automóviles) se ha presentado esta obra de arte en la que artesanía tradicional y tecnología moderna se unen para dar el resultado que veis en las fotos.

Se trata de una evolución de su concepto LifeCar, perfeccionado para adaptarlo a la conducción agradable en carretera y, en este caso, se trata de una unidad única y exclusiva, ya que se ha creado basándose en las peticiones del cliente.

Desde el boceto hasta el paso final, el Morgan SP1 se ha sometido a un exhaustivo trabajo manual, incluyendo el moldeado del marco de madera de fresno y de Bubinga africana, materiales que eligió el cliente por su pasión hacia África. Estos dos tipos de madera –una más oscura que otra-  son visibles también en el interior del habitáculo, en el que contrastan con un moderno dispositivo iPad que hace de consola central y desde el que podemos manejar los sistemas de información y entretenimiento.

Un total de 10 personas (no dedicadas exclusivamente al SP1) se encargaron de desarrollo y ensamblaje del coche, que se finalizó tras 18 meses de delicado trabajo. Bajó su capó, han montado un motor de gasolina V6 de 3,7 litros  y una potencia de 320 CV (el de origen del Ford Mustang). Sus prestaciones le permiten acelerar de 0 a 100 km/h en cinco segundos y alcanzar una velocidad máxima de 233 km/h.

Galería relacionada

Morgan SP1