Publicidad

Los clientes Mini, los mejores probadores

Más de 600 clientes de Mini en Estados Unidos, Alemania, Inglaterra y Francia ponen a prueba esta versión ecológica E. Los máximos responsables de la marca quieren conocer de primera mano el comportamiento de esta versión eléctrica en condiciones reales de conducción. La recopilación de todos los datos servirá para el desarrollo del definitivo Mini E.
-
Los clientes Mini, los mejores probadores
Los clientes Mini, los mejores probadores

El desarrollo de un vehículo eléctrico lleva aparejadas importantes cuestiones técnicas. La principal es el aumento de peso que implica la instalación de las baterías, el motor eléctrico y todo el circuito electrónico del sistema. La distribución de pesos entre el eje delantero y el trasero también varía respecto a las versiones con motor de combustión, por lo que el chasis se ha de adaptar a tales modificaciones. En el caso del Mini E, responsables de la firma británica han confirmado que esta versión cuenta con un esquema diferente en las suspensiones de las ruedas delanteras y posteriores, todo ello en pos de mantener la agilidad, el dinamismo y la maniobrabilidad típicos de la marca.

Pues bien, precisamente para comprobar el comportamiento del Mini E, BMW Group está llevando a cabo un experimento piloto muy interesante que consiste en lo siguiente: más de 600 conductores de Estados Unidos, Alemania, Inglaterra y Francia están usando esta versión eléctrica como vehículo en sus desplazamientos diarios. De esta forma, los clientes Mini se convierten en los mejores probadores para extraer todos los pros y los contras de la variante E.

El desarrollo de la versión definitiva del Mini E tomará muy en cuenta toda la información recopilada en este experimento piloto. Como el tiempo de recarga de las baterías depende de la toma eléctrica a la que se conecta –recordar que dependiendo del Continente, la tensión varía- todos los clientes que están probando el MINI E disponen de un ‘wallbox’, un dispositivo portátil de carga rápida que se puede instalar en el garaje y sirve para garantizar una recarga completa en unas dos horas y media. Si no se dispone de esta toma, el tiempo estimado de la recarga completa puede oscilar entre las cuatro y las seis horas.

Los cimientos del Mini E ya están puestos. Seguro que muchos de los clientes que lo están probando a diario están sacando lo misma conclusión que sacamos después de nuestro test: ¡ojalá que el Mini eléctrico de verdad herede mucho de lo que ofrece el prototipo!

- A bordo del Mini E eléctrico

Galería relacionada

Probamos el Mini E eléctrico