Publicidad

Mercedes SL 63 y 65 AMG, los descapotables más radicales

Las versiones más deportivas del Mercedes SL, las firmadas por AMG, también pasan por su personal renovación. 585 y 630 CV para disfrutar a cielo abierto.
Adrián Lois.

Twitter: @loisSr_motor -

Mercedes SL 63 y 65 AMG, los descapotables más radicales
Mercedes SL 63 y 65 AMG, los descapotables más radicales

El Mercedes SL, uno de los descapotables de la marca de la estrella, pasa en este final de año por su particular actualización. Ahora, Mercedes ha dado detalles de las versiones más deportivas del coche alemán, los Mercedes SL 63 AMG y SL 65 AMG. Mientras que la primera variante tiene bajo el capó un V8 5.5 biturbo, ahora con 585 CV, el más radical de todos presume de un V12 6.0 biturbo, que mantiene los 630 CV de potencia. El par motor se cifra en 91,3 mkg y 102 mkg, respectivamente.

Las prestaciones del descapotable alemán se mantienen. El Mercedes SL 63 AMG, con la caja automática multidisco ‘AMG Speedshift MCT’ de siete velocidades, acelera de 0 a 100 km/h en 4,1 segundos; por su parte, el SL 65 AMG lo hace en 4 segundos con la otra caja automática ‘AMG Speedshift Plus 7G-Tronic’, alcanzando ambas versiones los 250 km/h. Con el paquete ‘AMG Driver’, la velocidad máxima sube hasta los 300 km/h.

La deportividad y dinámica en el descapotable alemán no pueden faltar en los renovados Mercedes SL 63 y 65 AMG: además de reducir las masas no suspendidas del coche, la marca germana también ha realizado una puesta a punto de la dirección (electromecánica) y del sistema de frenos de alto rendimiento (de composite), entre otros elementos.

Mercedes SL 63 y 65 AMG

Los Mercedes SL 63 y 65 AMG, presentados en el Salón de Los Ángeles y que saldrán a la venta ya en abril de 2016, incorporan novedades tecnológicas y de diseño: el sistema de escape, los radiadores (más grandes) y el cambio automático del SL 63 AMG han sido optimizados. En el apartado estético, el frontal ha sido rediseñado e incorpora algunos guiños al Mercedes AMG GT, mientras que en el interior los asientos deportivos tienen una mayor sujeción lateral y las levas tras el volante son nuevas y en aluminio.

Ambas versiones del descapotable alemán siguen incorporando el ‘Active Body Control’ –el sistema de muelles y amortiguación activa–, el diferencial mecánico trasero, la posibilidad de elegir entre las tres distintas fases del ESP, así como el ‘AMG Dynamic Select’, que permite elegir entre cinco modos de conducción: ‘Confort’, ‘Sport’, ‘Sport Plus’, ‘Individual’ y ‘Race’, que modifican parámetros como la respuesta del acelerador o el sonido del motor.

Mercedes SL 63 y 65 AMG

- También te puede interesar:

Mercedes SL 2016, diseño exterior e interior renovados.

Mercedes SL 65 AMG, rugiendo a cielo abierto.

Mercedes SL63 AMG World Championship 2014 Collector's Edition.