Publicidad

Mercedes CLS 63 AMG Shooting Brake

La familia deportiva AMG de Mercedes-Benz da la bienvenida a un nuevo purasangre, el espectacular CLS 63 AMG Shooting Brake. La versión familiar del CLS pasa a incorporar el conocido motor 5.5 V8 biturbo de 525 CV -esta potencia se puede aumentar hasta los 557 CV si se elige el pack Edition I-. Esta joya de la ingeniería se pondrá a la venta el próximo mes de octubre.
-
Mercedes CLS 63 AMG Shooting Brake
Mercedes CLS 63 AMG Shooting Brake

Todos tenemos en nuestra retina las primeras fotos e informaciones del nuevo y flamante CLS Shooting Brake, la versión familiar del Mercedes CLS. Pues bien, ahora la firma de la estrella nos ha adelantado los principales detalles de la versión más deportiva y potente de este modelo: el nuevo CLS 63 AMG Shooting Brake.

Bajo la elegante y espectacular carrocería del CLS 63 AMG Shooting Brake se esconde un motor de gasolina 5.5 V8 biturbo de inyección directa. La potencia declarada es de 525 CV a 5.250 rpm, mientras que el par motor se sitúa en los 71,38 mkg entre 1.750 y 5.000 rpm. Estas cifras se pueden incrementar levemente si se elige el pack de mejora mecánica Edition I, con el que la potencia máxima asciende a los 557 CV y el par motor también sube hasta los 81,57 mkg.

El Mercedes CLS 63 AMG Shooting Brake manda toda su furia a las ruedas traseras a través del cambio automático de doble embrague AMG Speedshift MCT de siete velocidades. Fruto de la combinación del motor mencionado y de este tipo de transmisión, la firma de la estrella anuncia unas prestaciones realmente buenas, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 4,4 segundos (4,3 segundos con el pack Edition I) y una velocidad máxima limitada electrónicamente a los 250 km/h. A pesar de tratarse una versión puramente deportiva, Mercedes-Benz no ha querido dejar de lado el componente 'ecológico' y ha dotado a esta variante del sistema ECO start/stop de parada y arranque automático del motor. Con todo ello, el nivel de consumo medio de combustible declarado es de 10,1 l/100 km con unas emisiones de CO2 de 235 g/km.

El cambio automático AMG Speedshift MCT de siete marchas de esta versión del CLS Shooting Brake ofrece cuatro modos de funcionamiento. La opción más eficiente recibe el nombre de 'Control Efficiency' y se activa al pulsar la tecla 'C' del selector del cambio (con este modo activado, el sistema start/stop está operativo, con lo que el consumo de combustible se reduce levemente). Si el conductor demanda más deportividad y adrenalina, tiene a su disposición otros tres programas: Sport (S), Sport+ (S+) y Manual (M). Si todo esto te resulta insuficiente, sobre el eje trasero puede actuar un diferencial autoblocante de deslizamiento limitado, un sistema que asegura la máxima motricidad con las mayores dosis de seguridad.

Como buena versión deportiva que se precie, el Mercedes CLS 63 AMG Shooting Brake incorpora un sistema de frenado a la altura de las circunstancias. De serie, se montan cuatro grandes discos de freno ventilados y perforados de 360 mm de diámetro. Para aquellos que quieran equipar un sistema más sofisticado y resistente, se puede elegir opcionalmente un sistema de frenos con discos carbocerámicos y con algunos componentes en composite (un material compuesto de resinas sintéticas).

El contacto óptimo con el asfalto es imprescindible en una versión deportiva como ésta, por lo que el CLS 63 AMG Shooting Brake incorpora unas grandes 'zapatillas', con unos neumáticos de medidas 255/35 R 19 delante y 285/30 R 19 detrás. El diseño de las llantas corre a cargo del departamento AMG y se ofrece en un atractivo diseño de triples radios.

Por su parte, el CLS 63 AMG Shooting Brake también incorpora el sistema de suspensión variable AMG Ride Control, que permite regular la firmeza de los muelles y amortiguadores, a la vez que baja o sube ligeramente la carrocería. Este sistema tiene tres modos de funcionamiento, que se activan con sólo pulsar un botón: 'Comfort', 'Sport' y 'Sport Plus'.

Tanto el exterior como el interior del CLS 63 AMG Shooting Brake lucen las prendas deportivas típicas de estas versiones, con unos paragolpes sobredimensiones, laterales de la carrocería levemente modificados y difusor de aire trasero, entre otros elementos. El habitáculo, por su parte, presenta una combinación del máximo lujo y deportividad, con el cuero y el aluminio como máximos protagonistas.

Como ves, la saga AMG vuelve a escribir un capítulo con letras doradas en su exitosa historia. Por cierto, se nos había olvidado, con el CLS 63 AMG Shooting Brake también tendrás un gran familiar con un más que generoso espacio para el maletero, que puede llegar a los 1.550 litros de capacidad.

¿Qué opinas de esta noticia? Debate en los foros con otros aficionados al mundo del motor.